Vandalizaron una estatua de la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner La Plaza de la Democracia fue el objetivo alcanzado por los violentos políticos

Compartir este artículo

En la madrugada del miércoles sucedió la destrucción de la imagen dedicada a Cristina Fernández de Kirchner, quien es blanco de una campaña de odio dirigida a ella desde la oposición política.

En tanto, hace poco días, una pegatina instalada en la vía pública en la CABA, acusa de criminal a la ex presidenta de la Nación y actual presidenta del Senado, a poco de conocerse el proyecto legislativo donde el bloque del FdT propone pagar la deuda con fondos fugados del país por grandes evasores impositivos.

Luego del ataque al despacho de Cristina Fernández de Kirchner en el momento del debate legislativo en Diputados por el acuerdo con el FMI, la violencia política hacia ella se hizo más evidente. Sea una maniobra provocadora hacia la militancia o una represiva a la figura de la dirigenta, estos hechos tienen una impronta golpista que no debiera ser tan minimizada por los medios de comunicación en el país.

La Ley de Protección Integral de las Mujeres en Argentina, define a la Violencia pública-política contra las mujeres como aquella que, fundada en razones de género, mediando intimidación, hostigamiento, deshonra, descrédito, persecución, acoso y/o amenazas, impida o limite el desarrollo propio de la vida política o el acceso a derechos y deberes políticos, atentando contra la normativa vigente en materia de representación política de las mujeres, y/o desalentando o menoscabando el ejercicio político o la actividad política de las mujeres, pudiendo ocurrir en cualquier espacio de la vida pública y política, tales como instituciones estatales, recintos de votación, partidos políticos, organizaciones sociales, asociaciones sindicales, medios de comunicación, entre otros.’

 


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *