LOS POBRES TRABAJAN, LOS RICOS PROTESTAN Los Wichis de Salta continúan redoblando esfuerzo para luchar contra la pobreza y el hambre en Argentina

Compartir este artículo

La gobernanza sobre la miseria de los Pueblos Originarios es un signo de la impunidad y el descaro de un sistema de intereses que corrompe a la política.

Las comunidades Indígenas del norte de Salta, organizadas en modo lucha, continúan enfrentando la desnutrición, la falta de agua y la pobreza. Transitan la complicada época estival combatiendo las temperaturas extremas y toda inclemencia del tiempo que azota los territorios Indígenas.

Los pobres están trabajando, en estas tierras. No les sobra nada y les falta todo, los verdaderos trabajadores, ejemplo a seguir en nuestro país, no pueden detenerse a pedir un plan social o movilizar por ningún motivo, en estas tierras se protesta trabajando.

La gran cantidad de organizaciones sociales políticas y barriales que se organizaron para ser visibles con sus reclamos, en vísperas de la CELAC, son interminables, cada una con distintos posicionamientos e interpelaciones en contra de los actos del gobierno nacional.

El gran despliegue de presupuestos para movilizar, de cada organización o partido político, demuestra claramente la buena posición económica que sobrellevan los dirigentes, piqueteros, legisladores y punteros de barrio.

Armas para el Pueblo

La CELAC es el escenario perfecto de prensa para mostrar sus ideas, caras y locuras, puesto que se Inicia la cuenta regresiva para la Cumbre de la CELAC que en su séptima edición -y por primera vez- tendrá sede en Argentina..

No resiste ningún debate; para movilizar es necesario contar con recursos incalculables, que los trabajadores reales no cuentan con esa posibilidad.

Es muy evidente la nueva cara de Argentina; los pobres trabajan y los ricos movilizan, reclaman administrar a los pobres, como la eterna dueñidad que se ejerce sobre los más vulnerables, los Pueblos Indígenas, las infancias y las mujeres.

La verdad de los hechos, muestra realidades que en esta oportunidad quedaron expuestas con alevosía, la cantidad de pancartas, afiches, banderas, pecheras, gorras, móviles, sonido, comida, agua, venta de choris y gaseosas, se transformó en una habitualidad en Argentina.

Los que trabajan no están en la calle, los pobres son el verdadero pueblo, con una pequeña salvedad: es un año electoral y será muy difícil convencer al Pueblo para que elija votar a los ricos, incluyendo buenos y ajenos.

Foto de portada: Intendente Wichí, Rogelio Nerón, entrega las herramientas de labriego a sus vecinos y vecinas de Santa Victoria Este, Rivadavia Banda Norte, provincia de SALTA.-


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *