LA PRENSA OPOSITORA REITERA SU DESEO DE RUPTURA DEL FRENTE DE TODOS Escrito por Comuna Net

Compartir este artículo

El acompañamiento nacional a la política sanitaria del presidente Alberto Fernández ante la gravedad de la pandemia, incluso el que se vio forzado a dar el jefe comunal Rodríguez Larreta, con restricciones que contradicen el cacareo libertario de meses pasados, puso a los medios opositores a usar otra vez el pronóstico de destrucción del Frente de Todos.
Sin embargo, la mayor incomodidad la crea el macrista prófugo, Rodríguez Simón.
Aunque era evidente desde hace meses que la Argentina iba a ser embestida por la segunda ola de la pandemia recién en estos días Clarín, La Nación e Infobae empezaron a reconocer la gravedad de la situación, sobre todo cuando se hizo evidente que esta vez Rodríguez Larreta no iba a poder ignorarla en función de gestualidades aparatosas hacia su electorado más extremo y ni siquiera recurriendo a los amigotes de la Corte Suprema.
Eso explica que, a comienzos de la semana pasada, se publicaran varios títulos dedicados a anticipar las medidas “más duras” que se adoptaron finalmente en Ciudad de Buenos Aires.
Estos medios le achacan al Gobierno Nacional y al Presidente una gestión desastrosa ante la pandemia, en todos los planos, en todos los aspectos, aunque siempre el reproche mayor es no haber arreglado con el laboratorio Pfizer. En los últimos meses, Alberto Fernández fue atacado en particular por decidir por su cuenta, sin el “consenso” de las primeras semanas de la crisis, en 2020. Por supuesto, esto era encajado en el relato de su “sometimiento” a la Vicepresidenta.
¿Qué decir ahora, cuando los números trágicos de la pandemia le dieron al Presidente el respaldo de los gobernadores y el acople de jefes distritales más remisos a asumir la gravedad de la situación, en lo que Rodríguez Larreta compite con el cordobés Schiaretti?
Como no hay respuesta razonable, y el único recurso que tienen es ocultar al máximo posible la situación peligrosísima de los sistemas sanitarios en Capital Federal y la provincia de Córdoba, los medios opositores intentan darle prioridad a otros temas: eso explica la reiteración del anuncio de crisis en la alianza gobernante, y una andanada de títulos y notas destinadas a demonizar al gobernador bonaerense, Axel Kicillof.
Así, La Nación lo atacó el sábado por disponer más controles que Rodríguez Larreta, en tanto Infobae llegó a esta interpretación estrafalaria: publicó que Kicillof “disfruta” de una “revancha” frente a la Ciudad, pues “celebra las medidas excepcionales” y haber conseguido del Presidente “el cierre que él quiso aplicar” 20 días atrás.
Kicillof es culpado también por la inflación: son de él, escriben los tres medios al unísono, las políticas que Cristina Kirchner le “dicta” al Presidente y a todo el gabinete, donde según Bonelli, de Clarín, los ministros están todos los días al borde de las piñas. El cierre de exportaciones de carnes por 30 días, al que los medios se oponen con rabia, también es adjudicado al gobernador.
Y ya que el Presidente dispuso medidas casi imposibles de discutir aún para el precandidato presidencial Larreta, se repiten las notas contra la vacunación, con datos falsos y la descarada reivindicación de los intereses de Pfizer, el laboratorio que según Morales Solá no solo fabrica la mejor vacuna -sugiere reiteradamente que es la única realmente buena- sino que ya habría provisto las dosis necesarias para un tercio de la población argentina.
No hay forma de evitar pensar lo peor de medios y columnistas que hacen esta publicidad. El sábado en la versión en línea y el domingo en la impresa, La Nación publicó un artículo con título alentador, por “tendencias positivas de la vacunación global” que pueden “ayudar” a la Argentina. El subtítulo habla del buen resultado de diferir la segunda dosis (lo que a Carla Vizzotti le costó un ataque perfectamente sicronizado de los tres medios, cuando mencionó esa posibilidad siendo viceministra).
Pero después del título alentador, la columnista Capdevila se dedica a atacar la política de vacunación. Critica que en su mensaje del jueves el Presidente no fue preciso sobre el abastecimiento -ocultando con alevosía que es un problema mundial-, que Sputnik y AstraZeneca fallan y que “desechó” a Pfizer. Aquí agrega el eslogan publicitario: “el laboratorio que más cumple”. Como casi toda publicidad, es engañosa, y pueden dar prueba de ello los gobiernos perjudicados por las demoras de Pfizer, que son muy parecidas a las de los demás laboratorios.
El título principal del Clarín del domingo repite esta fórmula: “Repetirán los cierres estrictos e intermitentes por la falta de vacunas”, línea que obliga a este medio, así como a todos los que copian la estrategia, a poner en espacios menores, secundarios, el arribo ya confirmado de vacunas en los días próximos.
Aún así, la pérdida de espacio para atacar la política sanitaria y la vacunación los empujó a darle supremacía al proyecto de reforma del Ministerio Público Fiscal y el meneado tema del nombramiento del procurador. Tratándose, como se trata, de un tema político e institucional de enorme envergadura, es sin embargo difícil imaginar que una parte significativa de la población pueda adjudicarle prioridad cuando crecen la cantidad de enfermos y muertes y es difícil para un ciudadano o ciudadana conseguir la atención que necesita si padece síntomas de COVID.
No obstante, este tema sirve a los medios opositores para recuperar el eslogan de la “crisis terminal” en el Frente de Todos y operaciones de apriete y escrache a legisladores que puedan votar a favor del proyecto en discusión en Diputados. En esto, Roa en Clarín y Morales Solá en La Nación no se esmeraron en disimular acusaciones a diputados de dejarse sobornar.
Martes, miércoles, jueves y domingo Pagni y Morales Solá se repartieron en La Nación la defensa a ultranza del macrista prófugo, Rodríguez Simón. El “Pepín” querido por Macri es presentado como un héroe que quiso cobrar impuestos a empresarios (“K”, obviamente) del grupo Indalo, y ahora es víctima de una revancha en la que la jueza Servini de Cubría, dicen, es cómplice. Sí, la misma jueza que en diciembre de 2015 obligó a Cristina Kirchner a dejar el cargo antes de tiempo.
En este tema, Clarín e Infobae están un poco más distantes y, casi, cautelosos. Es que el macrismo recurrió más a La Nación en las maniobras contra el Grupo Indalo, con aquellos reiterados artículos del “prestigioso” Alconada Mon, quien tiempo después reconoció, en sede judicial, que no conocía las normas sobre las que escribió y que no verificó los datos acusatorios que reprodujo, en admirable lealtad con sus mandantes.
El periodismo libertario mostró la hilacha en otros capítulos: en Infobae, Novaresio clamó para que el Presidente “no hable más”. En Clarín, Gambini se dedicó a las denuncias que presentan a Villa Lugano como zona sometida por organizaciones del narcotráfico. Dice que sus habitantes sufren porque el Gobierno solo se dedica al proyecto de reforma del Ministerio Público o a hablar del “lawfare”. Y la ministra Frederic, agrega, se ocupa de su pelea con el bonaerense Berni. A este “editor”, como lo presenta el diario, se le olvidó -igual que a una animadora televisiva- que Villa Lugano queda en la Ciudad de Buenos Aires, que allí gobierna Juntos por el Cambio y que la policía es un instrumento al servicio de las operaciones del vicejefe, Santilli.
Otra singular ocurrencia: ese mismo diario, que se cansó de afirmar que el ministro Guzmán ya salía del gobierno (su jefe de redacción, Kirschbaum, llegó a escribir que el viaje a Europa con el Presidente era el “funeral”), explica ahora por qué sigue: es que no lo dejan irse, dice el título. Pero como este verdadero acto de magia política/periodística no es fácil de sostener, la nota dice después que Guzmán “quizás haya soñado con irse, pero no lo dejan”, antes de las elecciones. Y más todavía: quizá tampoco lo dejen irse después de las elecciones. Eso sí, copió y pegó en su nota Jorge Lanata: el ministerio “está en manos de Kicillof”.
Puede ser una imagen de 1 persona y texto que dice "Argentina"

 


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *