“El asalto de Brasilia se planeó en grupos públicos de WhatsApp y Telegram, ¿por qué los servicios de inteligencia no hicieron nada?” A maquina do odio

Compartir este artículo

Patricia Campos Mello es una veterana periodista brasileña del diario Folha de S.Paulo, autora de A máquina do ódio sobre el acoso online pilotado por políticos y las amenazas a la libertad de prensa en Brasil y otros países, e investigadora sobre desinformación en la Universidad de Columbia de Nueva York. Campos Mello, que sufrió el acoso virtual y físico de los bolsonaristas, cuenta ahora el papel esencial de las campañas coordinadas en redes que desembocaron en el asalto de Brasilia.

Su investigación sobre WhatsApp reveló en 2018 cómo Jair Bolsonaro llevaba años promocionando falsedades de manera masiva en grupos de esta plataforma y violando las normas legales sobre la propaganda. El pasado julio, fue indemnizada en una demanda que le ganó a Bolsonaro, cuando todavía era presidente, por difundir la mentira de que la reportera cambiaba sexo por información.

Desde São Paulo, investiga algunos de los grupos que organizaron las protestas y explica las difíciles preguntas para el nuevo Gobierno, que trata de entender qué pasó el domingo, por qué la policía no hizo más, hasta qué punto los bolsonaristas están infiltrados en las fuerzas armadas y qué empresarios ayudaron a financiar los campamentos y los autobuses.

¿Qué papel jugaron los grupos de WhatsApp y otras redes en la organización del asalto?

Todo fue organizado en grupos de Telegram y WhatsApp. Esto ha estado sucediendo durante meses, pero hubo una llamada precisa para estar en Brasilia el domingo 8. Los mensajes comenzaron a circular el 3 de enero ofreciendo autobuses y comidas gratis. También en Instagram porque estas personas están muy interconectadas y hay mucha comunicación multiplataforma. La organización fue a través de grupos públicos de WhatsApp y Telegram. Estos no son grupos privados. Entonces, ¿por qué los servicios de inteligencia no hicieron nada? ¿Qué tipo de inteligencia es esa?

El campamento frente al cuartel militar en Brasilia ha estado allí durante meses y la gente sabía que estaban tramando un golpe. ¿Por qué todavía estaba allí? ¿Por qué no hicieron nada?

Esos grupos públicos, ¿rompieron las reglas de las plataformas?

En muchos casos se dedicaban a compartir enlaces. Yo monitoreo cientos de estos grupos, como muchos investigadores. No están rompiendo ninguna regla en general. Justo después de las elecciones, Meta empezó a quitar a gente que decía que hubo fraude en las elecciones y que pedía un golpe de estado o una intervención militar. Y ahora anunció que también va a eliminar específicamente cosas relacionadas con el 8 de enero y su organización. YouTube elimina videos que argumentan que las elecciones fueron fraudulentas, pero deja los videos de personas destruyendo el Congreso o diciendo que deberían ir allí de nuevo u organizar otro asalto.

Monitoreando esos grupos, ¿sabía que iba a pasar algo el 8 de enero?

Mucha gente estaba monitoreando los grupos, también la policía. Sí se sabía que iba a haber algo el domingo 8. Pero nunca esperábamos que se volviera tan violento. Había habido protestas el 7 de septiembre, Día de la Independencia, y justo después del resultado de las elecciones. Bloquearon las carreteras. También el 15 de noviembre, que es el Día de la República, pero nunca de manera tan violenta.

La diferencia es que durante la toma de posesión, había mucha policía y fuerzas armadas desplegadas. El secretario de Seguridad del distrito federal, el estado donde está Brasilia, el exministro de Justicia de Bolsonaro, se había reunido con el actual ministro de Justicia, y habían acordado que tendrían una cantidad X de policías y militares para garantizar la seguridad y que no permitirían el ingreso de los manifestantes en la Explanada, que es el perímetro alrededor de las instituciones. Sin embargo, el domingo simplemente no hicieron nada de lo que dijeron que harían. El ministro de Justicia fue un poco ingenuo al creer tanto al secretario de estado federal. A la vez, cómo te imaginas que no va a cumplir. Por otro lado, las fuerzas de seguridad, en realidad las fuerzas de inteligencia, subestimaron el tamaño de la protesta y el hecho de que podría volverse violenta. Así que tal vez deberían haber presionado para tener más gente allí.

El ministro de Justicia fue un poco ingenuo al creer tanto al secretario de estado federal. Por otro lado, las fuerzas de seguridad subestimaron el tamaño de la protesta y el hecho de que podría volverse violenta

¿Qué ve ahora en los grupos que monitorea?

Es muy interesante. Como acabo de publicar, hay un nuevo tipo de relato desde el final del domingo, cuando se vio que la opinión pública estaba en contra. Si eres un votante de Bolsonaro y estás viendo videos de personas literalmente defecando sobre las mesas del palacio presidencial o destrozando obras de arte que valen 8 millones, te vas a poner en contra. Así que ahora el mensaje es que en realidad las personas que fueron violentas e invadieron el Congreso y el palacio presidencial eran infiltrados de izquierda.

Lo mismo que decían algunos trumpianos del asalto al Capitolio

Lo mismo. Así que tienes un montón de videos, videos falsos, que dicen, “mira, este que está cometiendo actos de violencia no es un verdadero patriota”, como se llaman a sí mismos. E incluso Bolsonaro, cuando habló por primera vez el domingo, condenó la violencia, pero al mismo tiempo dijo que esta es una violencia similar a la de la izquierda. La idea es que son espías, que están infiltrados, que los patriotas nunca harían eso. Así que este es el nuevo relato. Y el video más ampliamente compartido fue uno que supuestamente muestra a un simpatizante del Partido de los Trabajadores destruyendo cosas dentro del palacio presidencial.

¿TikTok también es un vehículo habitual?

Sí, también en campaña: TikTok y Kwai, otra plataforma china de vídeos cortos que es muy popular entre las personas más pobres en Brasil. Una de las principales formas en que esta información circuló durante la campaña fue a través de videos cortos, influencers de Tik Tok y también cortes de videos de programas de televisión de un canal brasileño que es más extremo que Fox News, tipo Newsmax. Circulaban cortes como videos cortos de sus programas, que son muy extremos y negacionistas de vacunas y negacionistas de elecciones, y luego los compartían a través de los grupos de mensajería. Así que es el círculo completo. Tienes videos de TikTok y YouTube que se comparten en los grupos de Bolsonaro en Telegram y WhatsApp.

¿Y las plataformas se toman en serio cómo se utilizan después de todos estos años de desinformación sobre los que usted informó tan minuciosamente?

Depende. Como parte de la investigación que yo estaba haciendo en la Universidad de Columbia, al principio del año hicimos una comparación de todos los cambios de política de moderación y cambios de política que las plataformas habían hecho para las elecciones presidenciales de Estados Unidos de 2020. Y comparamos con todo lo que prometían o planeaban hacer en Brasil, que era una nadería. Entonces eliminaban contenido con información falsa sobre los resultados de las elecciones estadounidenses o incluso las elecciones federales alemanas de 2021. Pero no estaban eliminando nada que fuera falso o alegando fraude sobre las elecciones brasileñas. Tuvimos que presionar para que comenzaran a eliminar falsedades porque una gran parte del mensaje era decir que las elecciones de 2018 y las elecciones de 2014 ya habían sido fraudulentas debido a la máquinas de votación electrónica. Estaban permitiendo esto mientras aplicaban una política de moderación para Estados Unidos y Alemania. TikTok, que tiene su política de moderación para la integridad cívica, simplemente tradujo la política de Estados Unidos e incluso mencionando el voto por correo.

Que no se usa en Brasil como en Estados Unidos, ¿no?

Era muy malo.

Otro caso es el de Google, que tiene un llamado informe de transparencia, básicamente una biblioteca de anuncios como la de Facebook. Pero no es tan bueno como lo tenían en tantos países. En Brasil solo lo implementaron en junio del año pasado. Antes no podíamos monitorear si realmente las personas eran los candidatos y cuánto gastaban realmente en anuncios digitales. Y aquí solo se permite pagar publicidad política durante las elecciones. Si eres el candidato o la campaña, no puedes tener gente externa pagando por eso. Y eso sucede mucho, lo cual es ilegal.

Las plataformas eliminaban contenido con información falsa sobre los resultados de las elecciones estadounidenses o incluso las elecciones federales alemanas de 2021. Pero al principio no eliminaban nada que fuera falso sobre las elecciones brasileñas

Las plataformas tardaron mucho en entenderlo o no pusieron mucho esfuerzo. Más tarde, a medida que las cosas se complicaron más y más, hubo una aplicación muy dura con algunos abusos por parte de los tribunales electorales aquí para tener órdenes judiciales para eliminar contenido con multas muy altas. Así que empezaron a ser más proactivos. Y Facebook empezó a eliminar cosas que pedían un golpe de estado y la intervención militar. Así que fue un proceso de aprendizaje. De hecho, comenzaron a ser más proactivos cuando los tribunales electorales empezaron a recibir muchas órdenes judiciales. También se cometieron algunos abusos en ese sentido. Ahora YouTube está simplemente dejando que la gente siga llamando a la insurrección en su plataforma. Los videos en TikTok son muy difíciles. Tienen una política de moderación, pero no son transparentes sobre la aplicación y nuestras investigaciones muestran que en realidad no cumplen con sus reglas. Se pueden encontrar videos de TikTok que supuestamente no debían estar allí, pero están allí y no se eliminarán.

¿Cree que a las plataformas sólo les preocupa EEUU o que no vieron la amenaza?

Es una mezcla. Hay un alto costo político en la aplicación de sus propias reglas. Tendrías que hacer cumplir las reglas contra el partido gobernante y es delicado. Y sí, Brasil está muy lejos de Estados Unidos y de Europa. No hablamos inglés. Así que no se ve que tengan la misma importancia que esos países. También hubo una falta de comprensión sobre el contexto. Quiero decir, los equipos en Brasil en realidad eran muy conscientes de los peligros y de la necesidad de tener una política de moderación y hacerla cumplir. Pero es difícil convencer a las oficinas centrales de Silicon Valley de que necesitan invertir. Necesitas más gente que hable portugués para la moderación. Se necesita más inversión.

Usted menciona abusos de la comisión electoral. ¿Ve también el riesgo de que el nuevo Gobierno limite la libertad de expresión en el actual contexto?

Sí. Hay un vacío en la legislación, no hay muchas leyes específicas para regular la financiación de campañas y la publicidad política en Internet. Acaban de aprobar la resolución electoral del año pasado que prohíbe las “noticias falsas” o la desinformación que pone en duda el proceso electoral. No hay suficiente regulación y legislación vigente. Así que los tribunales electorales tenían mucho margen de maniobra. La jurisprudencia se está estableciendo.

Existe un gran peligro de que pueda haber más abusos porque no hay una definición de qué es exactamente la desinformación política. ¿Cómo se puede legislar sobre eso? ¿Debe eliminar el contenido o simplemente disminuir el alcance del contenido? Como no tenemos una legislación específica, las juntas electorales han estado haciendo sus propias leyes y haciéndolas cumplir. Eso es peligroso. Fue muy necesario durante las elecciones, pero existe el riesgo de que esto se intensifique y podría ser una preocupación real para la libertad de expresión en Brasil. Al mismo tiempo, el Gobierno creó un secretario de política digital y ha anunciado que la Ley de Servicios Digitales Europeos va a ser una inspiración para una nueva ley. Eso espero. Algunos países están siendo muy creativos con las leyes de desinformación y censurando solo a la gente normal. El Gobierno tiene mucha voluntad política real para que se apruebe en el Congreso. Y al mismo tiempo, siempre existe el peligro de que no quieres que el Gobierno decida qué es desinformación y qué no.

En el asalto del domingo también vimos agresiones físicas contra reporteros, además de las toneladas de abuso online. ¿El ataque a la prensa fue un factor central de este movimiento?

Oh, sí. Demonizar a los principales medios y periodistas es una gran parte del relato. Es un grito de guerra para el movimiento. Así que se ha vuelto muy común y este domingo vimos cómo a muchos periodistas, principalmente fotógrafos, les robaban su equipo y los golpeaban. Las cosas online siempre son muy feas. Ya sabes, amenazas, todas las cosas misóginas, fotos y montajes porno y deepfake, videos, muy mal hechos, con cara de periodistas. Esto es todo lo que ha estado pasando desde el principio del Gobierno de Bolsonaro. Y el resultado es intimidante, por supuesto. Nunca tuvimos problemas de seguridad para cubrir las elecciones en Brasil. Esto no era México, bien conocido por ser un lugar muy peligroso debido a los cárteles del narcotráfico.

En Brasil había violencia contra los periodistas, pero no era tan común, era más en comunidades aisladas. Y ahora es parte de la rutina diaria del reportero: tienes que pensar que puedes estar cubriendo una protesta y recibir una paliza porque el presidente incitó a la gente, retratando a los medios como el enemigo. El acoso online es importante decir que muy a menudo migra al mundo real. Me ha pasado a mí y a mucha gente. Sufres este acoso online constante y avalancha de información falsa. A veces te encuentras a personas en la calle muy agresivas contigo, y se debe a todas esas noticias falsas que circulan en los grupos de WhatsApp. Es una preocupación. Desde el final de la dictadura militar no teníamos esa preocupación, ese temor por nuestra seguridad. Y ahora lo tenemos.

Demonizar a los principales medios y periodistas es una gran parte del relato. Es un grito de guerra para el movimiento… Ha estado pasando desde el principio del Gobierno de Bolsonaro.

En su discurso en 2021 en el Instituto Reuters para el estudio del periodismo en la Universidad de Oxford decía que no sabía si la joven democracia brasileña aguantaría como la de Estados Unidos un asalto similar al del Capitolio. ¿Qué piensa ahora?

Por un lado, ha sido mucho peor que el 6 de enero. Es verdad que en el Capitolio murieron cinco personas. Creo que es porque los policías reaccionaron. En Brasil, destruyeron los edificios de tres poderes de la república, el palacio presidencial, la Corte Suprema y el Congreso, y los policías y los soldados estuvieron no sé cuánto tiempo haciéndose selfies. En ese sentido, muestra el riesgo de una democracia más joven y de un país donde no tuvimos una comisión de la verdad como en Argentina para responsabilizar a los militares por los crímenes de la dictadura en Brasil. Por supuesto, no fue tan violento como en Argentina, pero mucha gente fue torturada y cientos fueron asesinados. En ese sentido, ser una democracia joven con un pasado autoritario que no ha sido adecuadamente abordado muestra, por ejemplo, lo que vimos el domingo, cómo las fuerzas de seguridad realmente empatizan con los que están pidiendo una intervención militar, un golpe de Estado y destruirlo todo. Y esto es más grave que lo que pasó en Estados Unidos. En Estados Unidos, nunca hubo ninguna duda de que las fuerzas de seguridad no iban a permitir que ocurriera un golpe de Estado. Ahora hay un reto después de la elección presidencial, con una carrera muy reñida y unos resultados muy ajustados. Básicamente a casi la mitad del país no le gusta o incluso odia al presidente actual. Y ahora quedó claro que no se puede confiar en todas las fuerzas de seguridad. Así que va a ser un desafío para Lula gobernar con una sociedad dividida y con infiltrados en las fuerzas de seguridad.

Esto es más grave que lo que pasó en Estados Unidos. Allí, nunca hubo ninguna duda de que las fuerzas de seguridad no iban a permitir que ocurriera un golpe de Estado

¿Cómo ha sido la cobertura de los medios? ¿Aprendieron de la experiencia de EEUU?

Tal vez no aprendimos lo suficiente. Una cosa que ya está sucediendo es que nos están criticando por nuestra cobertura política del nuevo Gobierno porque dicen que estamos protegiendo al Gobierno de Bolsonaro. Sea cual sea el gobierno, este es nuestro trabajo. Sí, estuvimos muy cerca de tener un gobierno autoritario en Brasil. Acabamos de escapar de la dictadura, ganó la democracia. Pero algunas personas esperan que los periodistas realmente no lo sean y no critiquen al Gobierno actual, porque después de todo esto era como una lucha para derrotar fascismo y todo eso. Eso no significa que estemos haciendo una falsa equivalencia. Es muy diferente cuando el Gobierno, al menos hasta ahora, respeta la democracia. El otro no lo hizo. Pero este es un nuevo tipo de desafío. Durante la última administración, se veía a los periodistas en la lucha por la democracia, como héroes. Pero ahora hay un nuevo Gobierno y también vamos a investigar y a ser críticos.

MR


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *