APROBADO POR EL SENADO: LA DEUDA DEL FMI LA PAGARÁN LOS FONDOS FUGADOS EL FDT celebra el triunfo legislativo en sesión extraordinaria. José Mayans con una exposición magistral.

Compartir este artículo

El Senado de la Nación Argentina aprobó la iniciativa del interbloque del Frente de Todos para crear un fondo con el fin de pagar la deuda contraída con el #FMI, con dólares provenientes de la fuga durante el mandato de Macri, 37 votos favorables y 31 en rechazo, la mayoría de JXC.

Según la iniciativa, estarán obligados al pago las personas humanas, personas jurídicas o sucesiones indivisas, todas ellas residentes en el país a la fecha de entrada en vigencia de esta ley que sean titulares y/o posean participación societaria sobre los bienes situados y/o radicados en el exterior que se localicen o detecten desde la entrada en vigencia de esta ley y no hayan sido declarados ante la AFIP.
El proceso de contralor, fiscalización y supervisión de su gestión será realizado por la comisión Bicameral Permanente de Seguimiento y Control de la Gestión de Contratación y de Pago de la Deuda Exterior de la Nación del Congreso.
El informante colaborador, figura creada en el proyecto, será quien facilite el hallazgo de bienes no declarados.
El primer miembro informante del proyecto fue el senador por La Pampa, Daniel Bensusan (Frente Nacional y Popular) quien destacó que «como todos sabemos nuestro país atraviesa una situación crítica en lo que se refiere a la deuda externa, la más grande de nuestra historia».
«Este no es un proyecto aislado, el mundo acompaña este tipo de medidas y Argentina se encuentra en un proceso de recuperación para la creación de empleo y fomenta de la producción nacional», agregó Bensusan, al resaltar los beneficios que traerá la aprobación de la medida y, reconoció, que fueron incluidas las modificaciones acordadas durante el tratamiento del proyecto en Comisión.
El senador por La Rioja, Ricardo Guerra (Frente Nacional y Popular), en su condición de segundo miembro informante, continuó con los detalles del proyecto en cuestión y afirmó, «este proyecto aborda uno de los problemas estructurales más serios que soporta nuestra economía. Es inadmisible que existan en el exterior más de 410 mil millones de dólares de los cuales 340 mil millones son fruto de evasión de impuestos».
LAS RAZONES DE LA OPOSICIÓN
También, en calidad de miembro informante y anticipando el no acompañamiento por parte su bloque al proyecto, el senador por el Chaco, Víctor Zimmermann (UCR) dijo, «nos parece que este proyecto no fortalece sino que perjudica porque en los últimos tiempos en la Argentina se posibilita una regulación impositiva que permite salvar la conducta evasora de muchos contribuyentes, decepcionando a los que pagamos nuestros impuestos» a lo que agregó que esto le parecía un «blanqueo y un proyecto inequitativo».
El cuarto y último miembro informante, el senador por CABA, Martín Lousteau (UCR), afirmó, que» tenemos la inflación más alta de los últimos 30 años y no parece un buen día para políticas desacertadas y este proyecto nada tiene que ver con lo que hace falta.» luego opinó que le parecía un «blanqueo», que la creación del fondo no era para la fuga y expresó, «estoy en contra».
A la hora de los cierres, el autor principal del proyecto, senador Oscar Parrilli, afirmó, «hay algunos que no nos van a acompañar porque tienen dudas y otros porque defienden a los evasores, que cada uno se ponga el sayo que le corresponda».
Al referirse a los propósitos de la iniciativa, explicó, » vamos a iniciar un camino para lograr cancelar la deuda y que la paguen los que fugaron plata y no la declararon».
La senadora por Buenos Aires, Juliana Di Tullio (Unidad Ciudadana), resaltó que lo más preciado de un pueblo era «su libertad» y «este proyecto, que construyó el senador Parrilli junto a otros y otras senadoras, es desde la demanda popular».
Al dirigirse a la oposición afirmó,»ustedes son los que generaron esta deuda y espero puedan acompañarnos en ideas como esta para alivianar la carga a los trabajadores y trabajadoras».
A su turno, la senadora por Córdoba, Alejandra Vigo (Córdoba Federal) adelantó su rechazo al proyecto y dijo, «comparto el planteo de la necesidad política e imperiosa de cobrarle a los evasores y a los que se llevaron la plata afuera, pero este proyecto en tratamiento tienen intenciones contradictorias que crea un fondo para pagarle al Fondo».
Por su parte, la senadora de La Rioja, Clara Vega (Hay Futuro Argentina) reconoció al proyecto como un «avance» pero no la «solución». «Es necesario replantearnos el camino por el que queremos que vaya la Argentina», expresó
El senador por Salta, Juan Carlos Romero (Justicialista 8 de Octubre) quien confirmó su voto negativo, dijo, » no vamos a apoyar nuevos impuestos, ni medidas alocadas irracionales como esta. Sí apoyamos lo racional, como lo fue el acuerdo con el FMI, y todo lo que nos lleve a un camino de construcción».
Luego, llegó el turno de cierre por parte del senador por Formosa, Luis Naidenoff (UCR) y al dirigirse al oficialismo exclamó, «ustedes han aportado confusión y sembrado desesperanza, pobreza e indigencia en la sociedad argentina».
«Este es un proyecto inconsistente desde lo técnico, económico y político», declaró.
El senador por Mendoza, Alfredo Cornejo (UCR), cuestionó al oficialismo, «¿si esta deuda es ilegal porque la reestructuraron?'». y «¿porque no aplican las herramientas del Banco Central para la fuga ilegal y para la legal no ordenan la economía?».
Al referirse al proyecto expresó, «este proyecto es solo un título de molde y no van a solucionar nada con esta ley», al mismo tiempo que puso en duda su aprobación en Diputados.
¿QUIÉN DEBE PAGAR LA DEUDA EXTERNA?
Antes de la votación y para concluir el debate, el titular del bloque Frente Nacional y Popular, senador por Formosa, José Mayans manifestó, «lo que estamos tratando acá es cómo y quién debe pagar la deuda».
«Lo que nosotros no queremos es que paguen la deuda los que no la hicieron y esta es una herramienta que vamos a votar positivamente», concluyó Mayans.

En recientes declaraciones a la prensa formoseña, el jefe del bloque del FdT, José Mayans  acusó, sin nombrarlo, a Mauricio Macri como “la otra política que estuvo en marcha”. Y que dejó el 50% de pobres e indigentes. En el Gobierno de Fernández, en esa situación está el 46%, mientras que en Formosa 6 de cada 10.

“EL GOBIERNO DE MACRI DEJÓ AL 50% DE LOS ARGENTINOS EN LA INDIGENCIA”
dijo el presidente del bloque del Frente de Todos, quien indicó que, durante un encuentro con el gobernador Gildo Insfrán, realizó una evaluación de la provincia, las obras, la visión que se tiene con respecto al Modelo Formoseño, en el sistema educativo, de salud, productivo y comercial.
“Y también una evaluación sobre los problemas que tiene la Nación y en primer lugar el tema del endeudamiento público que es feroz y otro endeudamiento que es el tema del Banco Central de cómo poder resolver, la primera etapa del endeudamiento fuimos llevando y renegociando, falta la parte del Banco Central que obviamente ahí hay una base monetaria de un interés que está ahora en el 47%, es un tema complejo”, precisó.
Y agregó: “Después de la situación general del país, que en este momento estamos sin presupuesto, de la importancia que tiene llevar adelante nuestra visión política que es de generar justicia social en el país y que obviamente la otra política que estuvo en marcha demostró el fracaso dejando prácticamente al país con el 40% de pobreza y el 10% de indigencia, o sea el 50% de la República Argentina en indigencia”.
Además, el legislador indicó que se habló sobre el rol que desempeñará el justicialismo como partido político y del “esfuerzo que tenemos que hacer entre todos para llegar a las personas, de la aplicación de los programas en tanto recuperación de empleo, como recuperación productiva, que estamos saliendo de una pandemia que limitó toda actividad”.
“Fue una reunión muy linda porque hablaron todos, intendentes, diputados, una reunión de intercambio de información y después buscar ya la acción directa en cada ciudad, localidad, sobre todo a favor de la gente que está con problemas en la pobreza e indigencia, a ver si podemos trabajar para ir recuperando esa parte”, detalló.
Y añadió: “Trabajar en forma conjunta con la visión de cómo hacer para respaldar las políticas públicas del gobierno nacional, así que en eso estuvimos trabajando, vamos a seguir con todo el esfuerzo y militancia correspondiente, buscando una Argentina de producción y trabajo, no de especulación y usura que lleva al desastre que nos llevaron”.
LA DEUDA INTERNA

Días pasados Senadores y senadoras del interbloque del Frente de Todos y representantes del Comité de Acreedores de la Deuda Interna (CADI) coincidieron en la necesidad de que el Congreso apruebe el proyecto de flexibilización del secreto bancario, bursátil y fiscal, para avanzar en la investigación del proceso de endeudamiento de la Argentina durante la gestión macrista.

Además, los senadores oficialistas informaron que, en la sesión de mañana, se tratará el proyecto de creación de un fondo para cancelar la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI), con recursos provenientes de bienes de argentinos no declarados en el exterior.
“El pueblo tiene que saber lo que está pasando”, afirmó el presidente del interbloque FdT, José Mayans, al inicio del encuentro con integrantes del CADI, agrupamiento de organizaciones sociales, sindicales, campesinas, de derechos humanos, de juristas, científicos y académicos, que busca poner de relieve la deuda histórica que tiene el Estado argentino con los distintos sectores internos.
Mayans explicó la tensión entre los dos modelos políticos que se aplicaron en la Argentina en las últimas décadas: el neoliberal que, en su etapa macrista, llevó “a un endeudamiento catastrófico del país” más sus consecuencias de aumento de la pobreza, la indigencia y el desempleo. Y “el populista” que con Néstor Kirchner encaró el desendeudamiento de la Argentina y con Cristina Fernández dejó un país “con una relación deuda-PBI del 40 por ciento, de los cuáles el 50 por ciento era pesos y el 50 por ciento en dólares”. “Estuvimos a un paso de la independencia económica del país”, reflexionó el formoseño.
Luego, señaló que el encuentro con el CADI fue “muy importante” porque se “pudieron escuchar las distintas visiones que hay sobre el tema deuda y es muy importante que cada uno haga su aporte”.
“Perón decía: ‘Somos un país politizado, pero sin cultura política´. Nuestro trabajo es alcanzar esa cultura política para tener un alto grado de comprensión de los problemas sociales, económicos y políticos que tiene nuestro país”, sentenció. Y agregó: “Las puertas del Senado están abierta para todas las organizaciones civiles que puedan venir y nutrir con sus ideas la noción de país que queremos construir”.
La vicepresidenta del interbloque FdT, Anabel Fernández Sagasti, coincidió con el pedido de algunos referentes del CADI de conocer el nombre de los responsables de la fuga de capitales que terminó con el endeudamiento nacional. Pero aclaró que existen problemas legales que se deben resolver para destrabar esa situación y por eso la bancada oficialista presentó el proyecto de flexibilización del secreto bancario, bursátil y fiscal.
“Cómo puede ser que el pueblo no conozca qué pasó con los dólares de la deuda”, dijo la senadora mendocina y explicó que el proyecto de flexibilidad del secreto bancario fue pensado “para que la comisión Bicameral de Deuda pueda pedir, a la Justicia, la flexibilización del secreto bancario, bursátil y fiscal”.
A su turno, la jefa del bloque Unidad Ciudadana, Juliana Di Tullio, recordó que “la ley de Entidades Financieras”, que estableció el secreto bancario, es “del año 1977, es una ley de Videla, y sigue vigente”. Al mismo tiempo, indicó que existe “infinidad de presiones para que esa norma no sea modificada”.
Su par Oscar Parrilli detalló que la iniciativa a debatirse mañana en el recinto de la Cámara Alta “básicamente plantea crear un mecanismo para que aquellos que fugaron dinero al exterior, y no lo declararon, tengan una sanción pecuniaria” y aclaró que esos fondos deben ser “en dólares y tienen que venir de afuera. No vamos a permitir que se compren en la Argentina. Irán a una cuenta especial a nombre del Ministerio de Economía y su único destino será para pagarle al FMI”.
“El objetivo central de este proyecto no es meter presos a los evasores, sino juntar plata para pagarle el fondo”, insistió el senador neuquino y comentó: “No será fácil aprobar este proyecto, va a ser necesario un fuerte apoyo social para conseguir la sanción en la Cámara de Diputados”.
Al inicio de la reunión, el referente del Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), Juan Grabois, había preguntado las razones del retraso en la investigación de la fuga de capitales. Allí, se le explicó el problema de que la comisión Bicameral de Seguimiento y Control de la Deuda (Ley 27.249) no está conformada, porque desde la Cámara de Diputados todavía resta designar sus representantes, y a ello se suman las restricciones legales antes señaladas.
El dirigente social señaló la necesidad de “priorizar la deuda interna” como parte de las políticas públicas y que se estudien las propuestas del CADI “para saldar una parte de la deuda interna con los trabajadores de la economía popular, los investigadores”, entre otros. “Sí estamos de acuerdo en recuperar la mayor parte posible de quienes fugaron y entender el mecanismo de la fuga y el impacto que tuvo en el pueblo”, apuntó.
Grabois estuvo acompañado, entre otros, por el dirigente de Unidad Popular y director del Banco Nación, Claudio Lozano; el secretario Adjunto de la CTA-Autónoma, Hugo “Cacharro” Godoy; Deolinda Carrizo (MOCASE), Rosalía Pellegrini (UTT), Bruno Rodríguez (Jóvenes por el Clima), Dina Sánchez (UTEP).


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *