ALBERTO FERNÁNDEZ PIDIÓ LA RENUNCIA DE MAGDALENA ODARDA del INAI La rionegrina fue avisada por el Ministro Soria.

Compartir este artículo

El desastre deL manejo de los «ASUNTOS INDÍGENAS» a nivel nacional fue parte de los problemas sociales, económicos y políticos que deterioraron la gestión presidencial.

 Alberto Fernández arribó así a la decisión de de pedirle a Magdalena Odarda se aparte del cargo en el que hizo mucho daño a los Pueblos Originarios.

Con marketing político, mucho desconocimiento y centrándose en una falacia como las organizaciones civiles disfrazadas de causa indígena, Odarda dejará el INAI que funciona hasta el momento como un espacio para hacer caja -en la jerga política electoral- en favor de sectores que luego reaccionan en contra del propio FdT.

Lejos de haber construido soluciones de fondo a las problemáticas que aquejan a las comunidades indígenas, Odarda, profundizó las tensiones con el gobierno nacional que mantienen los Pueblos Originarios, por no poseer las resoluciones jurídicas en el tema territorial, como tampoco la efectiva implementación de la educación intercultural bilingüe en las escuelas públicas del país, menos aún la contención social y los planes alimentarios, acorde a la soberanía alimentaria de la población indígena argentina, hoy por hoy, devastada por la falta de acceso al agua potable, el trabajo, la vivienda digna, salud, educación y respeto por la realidad idiomática que le es propia.

Sobre la separación de Odarda del INAI, el trascendido se dio a conocer por una nota de un diario digital de Río Negro. Allí, según consta en la publicación «la dimisión habría sido solicitada por el ministro de Justicia y Derechos Humanos, Martín Soria.

Asimismo, se supo que  «No existen precisiones de las razones de la solicitud del pedido de renuncia requerida, pero se conocen distintos cuestionamientos a Odarda por su gestión y su posicionamiento en el Instituto. Destacándose el hecho devastador del posicionamiento en la política indígena que lideran los funcionarios originarios con dominio de idiomas ancestrales».

En el último tiempo, varios gobernadores se integraron en esas censuras, que derivó en el pedido del presidente Fernández»

EL CONFLICTO RÍO NEGRO GOBIERNO NACIONAL

La gobernadora Carreras debió enfrentar la resistencia permanente de los supuestos grupos mapuches, desde un primer momento. Lo que no fue tarea fácil desde que Odarda, para ganar adeptos políticos territoriales, los pertrechaba con recursos que iban a parar a manos de los mismos, sin siquiera abrir una posibilidad de diálogo con la autoridad electa provincial. Situación que no sólo resultó ofensiva para la Gobernadora, sino que en muchas ocasiones, fortalecían a los grupos disidentes, en lugar de mostrar un mínimo respeto por la decisión democrática que representa Carreras en la institucionalidad rionegrina.

Con ello, Magdalena Odarda, ex legisladora, a cargo del INAI, constituyó una gobernación paralela manejada desde Buenos Aires que fortaleció a grupos contrarios al FdT con recursos que fueron negados a los otros Pueblos Originarios del país, pues territorialmente a Odarda no le representan ninguna ventaja electoral.

El artículo de Pecollo, hace notar: «Carreras concentró la crítica en Odarda. “Siempre hemos manifestado disidencias respecto del accionar del INAI”, decía.

“Creemos que no logran defender adecuadamente los intereses de los pueblos originarios en Río Negro porque no distinguen los grupos que violan la ley de las comunidades pacíficas que existen”, insistía la gobernadora.

En las audiencias del año pasado, Carreras solicitó al presidente la salida de Odarda. Y, según trascendía, Fernández parecía coincidir con la gobernadora y, además, prometía esa dimisión. Eso no ocurrió pero, supuestamente, en el último tiempo, se alistaron otroas gobernadores en las objeciones a la ex senadora»

Sería interesante que la Presidencia de la Nación, comprendiera que los únicos capaces de representar, defender, custodiar y proponer en favor de los Pueblos Originarios son los propios indígenas que se manejan de modo colectivo y que por tanto, tienen el conocimiento de la realidad de las comunidades y son los actores políticos ineludibles en el contexto del INAI, si faltan ellos, la misma institución nacional es una burda mentira.

El FdT enfrenta una fuerte apuesta en esta estrategia de cambio en la institución que representa estatalmente a las comunidades y tiene en sus manos la posibilidad de acertar en la conducción del instituto, designando a una autoridad indígena que tenga la experiencia el conocimiento del territorio y la capacidad de convocatoria como para enfrentar el desafío de organizar a los pueblos indígenas del país.

Ahora las modificaciones en el seno del INAI, acontecen en un momento muy especial para la política indígena, tras haber anunciado la inminente capacitación electoral en idiomas Indígenas que se realizará en el país. El contexto en el que se da esta situación, demuestra el sentido de la verdadera defensa en favor de los derechos de los pueblos originarios.

Bibliografía

Río Negro: tras un pedido presidencial, Odarda renunciaría a la presidencia del INAI

 


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.