JUJUY: LA FISCALÍA OBLIGÓ A UNA MUJER A DECLARAR EN CONTRA DE SU MARIDO -DIRIGENTE SOCIAL- EL NORTE DE ARGENTINA PARECE OTRO PAÍS.- LAW FARE EN CONTRA DE UNA HUMILDE FAMILIA NORTEÑA

Compartir este artículo

LA PÉRDIDA DEL ESTADO DE DERECHO, DE LA PRESUNCIÓN DE INOCENCIA CRECE EN LOS SECTORES QUE SE OPONEN AL GOBIERNO DE GERARDO MORALES. JUJUY, UN ESTADO APARTE.

Mariana es esposa de un dirigente sindical de los trabajadores ambulantes, tras retenerla en la comisaría, el fiscal la amenazó para que ella denunciara en contra de su pareja.

Mariana, a fm La Roca, en San Salvador de Jujuy, dijo: «Me sacaron de la casa, donde estamos viviendo. La policía, en ese momento fue la 32 de Malvinas, me retiraron del domicilio mediante mentiras, diciendo que la gente había denunciado maltrato familiar» declaró a la prensa local, la esposa del vendedor ambulante perseguido por el Gobierno de Gerardo Morales.

«Salgo a atender a la policía y les digo: no puede ser, nadie me pegó, ni nada. Ellos dicen «entonces, para informar mejor, para que vos te informes mejor, acompañanos a la policía» relata en una entrevista, la víctima de violencia institucional.
Mariana, agrega: «toda inocente voy a la policía, a todo eso me dicen que yo radique una denuncia» yo les dije por qué voy a radicar una denuncia, si a mí nadie me hizo nada, yo estoy bien».

La mujer detalló la insistencia de la Policía para que haga efectiva la denuncia por un supuesto maltrato en su hogar, hecho que fue desmentido por ella misma desde un primer momento.

«El fiscal Cornejo» admite Mariana cuando el periodista le pregunta sobre quién fue la persona que quería obligarla a radicar la denuncia en contra de su esposo.

Mariana, advirtió que ella, no hizo tal cosa. «Me negué» comentó la entrevistada a la vez que relató que le dijeron la trasladarían a un lugar de asistencia a la víctima, sin permitirle retornar a su hogar, en ese momento.

Luego el fiscal le habría insistido que Mariana debía ir a la casa de su progenitora con quien ella, reconoció no tener vínculo y por tanto se negó a hacer lo que le pedían. Todas estas maniobras, declara Mariana tenían por fin iniciarle una causa a su esposo por formar parte de la dirigencia de Vendedores Ambulantes. «Nos querían arruinar la vida» dice la muchacha, consternada por lo sucedido.

Sin dudas, la historia de Mariana en el contexto de una crisis en la justicia jujeña, fundamenta sobradamente la necesidad de una intervención del Estado nacional en este contexto de persecución que ejecuta el poder político gobernante.

«MI UNICO DELITO ES TRABAJAR Y DEFENDER A MIS COMPAÑEROS AMBULANTES, SIENTO IMPOTENCIA Y DOLOR»
Con la impronta de lo peor del TERRORISMO DE ESTADO, en la historia del país y de Jujuy, lo que pasó con  Rolando Moreno -delegado de los trabajadores ambulantes de Jujuy- cuando la policia sacó de su domicilio a su pareja, mediante mentiras la trasladaron a la comisaría, sin orden judicial, en un ataque a la presunción de inocencia de ambos ciudadanos, es una afrenta al ESTADO DE DERECHO.
Es insostenible la situación en la provincia norteña que institucionalmente se maneja con una industria del law fare en contra de toda persona que se atreva a militar políticamente en un sentido contrario a los intereses de GERARDO MORALES, quien a pesar de estar en funciones como GOBERNADOR, recorre el conurbano bonaerense en una descarada campaña pre electoral, fuera de cronogramas y estipulaciones para este tipo de actividades con vistas al 2023.
No se comprende por qué la Nación mira para otro lado con las atrocidades a los derechos humanos y la libertad del pueblo jujeño, está permitiendo tales excesos.
En las declaraciones de Mariana, víctima de un apriete judicial, reconoce que el Fiscal la presiono para que formule una denuncia en contra del vendedor ambulante y dirigente sindical, amenazándola de que si no lo hacía, no la dejaríia salir de la comisaria.
Hoy en base a esa denuncia falsa, le pusieron una orden de restricción, o sea, que la «Justicia Jujeña» los separó, no pueden estar juntos a pesar de que ella está cursando un embarazo.
Ahora a Mariana, no le quieren tomar la denuncia por la presión ejercida por parte de este fiscal que la obligó a ir contra su esposo, como un modo de amedrentarlo para que abandone el reclamo sindical iniciado como delegado gremial.
Rolando hace responsable de lo que pueda sucederle a él o su pareja, al Gobernador Gerardo Morales, al Intendente Chuli Jorge, a Gastón Millón, al Poder Judicial de la Provincia de Jujuy, al Fiscal Cornejo y a la comisaría 32 del Barrio Malvinas.
Fuente: Fm La Roca -Jujuy-

Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.