ALBERTO FERNÁNDEZ SUFRIÓ UN APRIETE POR GRUPO MAPUCHE Sucedió durante su visita a la provincia de NEUQUÉN, los reclamantes quieren una renta por el uso del paraje Vaca Muerta.

Compartir este artículo

La resistencia pretendida de un sector identificado como único representante del pueblo «mapuche» fue recibido por el presidente Alberto Fernández en ocasión de su visita oficial al yacimiento Vaca Muerta. ¿Funciona el apriete piquetero como dinámica de la política para minorías?Con profunda equívocación de interpretación jurídica intentaron justificar sus razones , un grupo de vecinos que se reconocen descendientes originarios y conviven en comunidades barriales de la ciudad de Neuquén, llegaron hasta el presidente Alberto Fernández bajo una fuerte imposición de presión al gobernador local, para exponer una serie de privilegios a modo de cobro de peaje político reclamando dueñidad sobre los recursos hidrocarburíferos de la cuenca estatal, disfrazando la elocuente situación como «reparación».

Lo grave de la situación pasa, sin dudas, por las desvirtuaciones de la lucha indígena. El reclamo legítimo sobre las postergaciones y marginalidad que sufren los pueblos originarios en Argentina, que de modo advenedizo en la actualidad es cartelizado por abundantes grupos, asociaciones, partidos políticos incluso, que se arrogan representaciones inferidas fue manipulado una vez más. En esa mala costumbre se perpetúan el sentido esclavista bajo el yugo del trámite para la dádiva que siempre queda en el camino y nunca llega al verdadero afectado.

https://www.infobae.com/politica/2022/04/21/grupos-mapuches-pidieron-ser-indemnizados-por-la-construccion-del-nuevo-gasoducto-en-vaca-muerta/

En la situación que se hiciera conocer a través de la prensa, se observan cuestiones de fondo que traen al debate social por qué, el mecanismo del apriete, el piquete y el paqueteo, funcionan más que aquellos lugares ganados por la legalidad y legitimidad del voto electoral, sostenido en el sistema representativo, republicano y federal que rige en las instituciones de nuestro país.

Por qué se permiten los atropellos típicos del patoterismo escandaloso o la extorsión declarada a un minúsculo grupo que hace de la espectacularización de las causas personales disfrazadas de sociales, una bandera de lucha falaz.

Se torna peligrosa la bestia que alimentan desde la cobardía quienes sin decisión política firme, no frenan estos modos operativos de aquellos que no poseen la capacidad de organizarse y pelear con las armas de la democracia por un proyecto, modelo o sistema de país con una propuesta diferente.

Si estas minorías que parecen gerenciar la pobreza de los barrios patagónicos con un bidón de nafta en las manos, tienen más chances que aquellos que se preparan, capacitan, organizan, debaten y compiten electoralmente, entonces el mensaje a la sociedad en el contexto de la institucionalidad argentina es peligroso.

https://www.rionegro.com.ar/politica/antes-que-alberto-fernandez-llegue-a-neuquen-mapuches-levantaron-la-protesta-2256528/

Ni se niega aquí las necesidades que padecen las familias argentinas, ni las duras realidades de las comunidades indígenas a lo largo y ancho del territorio nacional, no obstante será más urgente de lo que se cree, volver a repasar colectivamente la coherencia que ordena a la sociedad en la gobernanza a través de la representatividad característica de la república federal que se sostiene en lo dicho, afirmado y sostenido por la Constitución Nacional, actualmente mancillada por la rebelión de unos cuantos.

Ni la élite oligarca, ni los separatistas de base son más que minorías extorsivas que buscan torcer la voluntad popular con este tipo de acciones sin un ápice de legalidad.

La extorsión parece ser en los tiempos argentinos el mecanismo más usado para logros personales de unos cuantos.

El discurso de piqueteros mapuches salió a la luz con extrema peligrosidad y advierte una terrible costumbre de pasividad en un país que sufre esta práctica desde muchos años por un grupo de autoproclamados únicos representantes del pueblo Mapuche.

Sin vergüenza alguna autonombrados líderes mapuches de pública exposición comenzaron a mostrar el verdadero objetivo de sus pretensiones, dejando en claro que lo importante es una compensación económica directa a los bolsillos de los mismos que acompañaron políticas Macristas de oportunidad, con el fracaso del proyecto Félix Díaz. Como así también, por extraño que parezca son los mismos que conducen el INAI- Instituto Nacional de Asuntos Indígenas- e impulsan toda oposición contra el actual gobierno de la Nación, desde una plurinacionalidad irracional.

La justicia argentina tiene en sus manos los elementos necesarios, esta vez, para permitir que grupos de personas impulsen métodos extorsivos nuevos con la causa indígena, o le den un final a esta peligrosa realidad.


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.