A JUICIO: POR SECUESTRAR A UN NENE EN EL BARRIO PORTEÑO DE MATADEROS El hecho ocurrió en el mediodía del 16 de agosto de 2021

Compartir este artículo

El titular de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional Federal N°5, Franco Picardi, le solicitó al juez Daniel Rafecas, a cargo del Juzgado Federal N°3, la elevación a juicio oral de una investigación seguida contra cinco hombres por el secuestro extorsivo de un niño de 6 años de edad.

El hecho ocurrió el 16 de agosto de 2021, en el barrio porteño de Mataderos, y la víctima fue liberada seis horas más tarde, en la localidad bonaerense de Campana.

Aquel día, la madre de la víctima abrió la puerta de su domicilio a uno de los imputados -que estuvo en pareja con una prima suya y había ido con la excusa de visitarlos-. En ese momento, aparecieron dos hombres armados que irrumpieron en la vivienda con el pretexto de pertenecer a una brigada policial. Luego, ataron a la mujer, al marido -con el que forcejearon-, a la hija de 13 años y al hijo de 6.

Instantes después, los dos hombres abordaron un Fiat Grand Siena gris -que tenía su patente adulterada- y se llevaron con ellos al niño.  A pocas cuadras dejaron el vehículo, le cambiaron nuevamente la chapa patente y se subieron a una camioneta Dodge RAM negra, donde mantuvieron cautivo al pequeño. Las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona registraron la secuencia, en la que también intervino otro Fiat Grand Siena de color rojo.

Cerca de las 12.30, los secuestradores se comunicaron con la prima de la madre del niño y le dijeron que la llamara y le indicase que atendiera los llamados. Minutos después, cerca de las 13.10, se comunicaron con la mujer y le solicitaron el pago de dinero y joyas, al tiempo que le dijeron que se comunicase con el tío paterno del niño, para que reuniese el dinero.

Finalmente, el pequeño fue liberado ileso a la altura del kilómetro 79,5 de la Autopista Panamericana, en la localidad bonaerense de Campana, donde fue asistido por una persona que lo vio caminar por la banquina y alertó al servicio de emergencias 911.

La fiscalía identificó a los involucrados a través del análisis de las cámaras del Centro de Monitoreo Urbano (CMU), el registro del sistema Anillo Digital de la Policía de la Ciudad, el levantamiento de rastros y elementos hallados en el vehículo Fiat Grand Siena gris, la geolocalización de comunicaciones y el análisis de los perfiles en redes sociales. En base a esto, en diciembre pasado se allanaron simultáneamente seis domicilios, se secuestraron los tres vehículos involucrados y se detuvo a los sospechosos, uno de los cuales fue apresado en la provincia de Tucumán. Tras ser indagadas por la fiscalía, el juez Rafecas dispuso su procesamiento con prisión preventiva.

El pedido de la fiscalía

Ahora, en base las pruebas recolectadas durante la investigación, el fiscal Picardi requirió que se eleve a juicio oral la investigación contra los cinco hombres, como coautores del delito de «secuestro extorsivo agravado por tratarse la víctima de un menor de 18 años y por haber participado en el hecho al menos cinco personas».

“El menor fue sustraído por los captores, quienes lo sacaron a la fuerza de su domicilio, luego de lo cual lo mantuvieron privado de su libertad, primero en un vehículo y luego en una camioneta que realizó un extenso recorrido desde esta ciudad a la localidad de Campana. En tales rodados, el niño fue escondido y obligado a agacharse en varias ocasiones para no ser detectado por los agentes policiales, quienes se encontraban alertados de lo ocurrido”, explicó.

Respecto a los roles desplegados por los acusados, el representante del Ministerio Público Fiscal consideró que uno de ellos “realizó actividades de inteligencias en el domicilio del menor para conocer los movimientos de la familia y determinar la presencia de efectivos policiales en las cercanías”. Además, marcó que el imputado que era allegado a la familia del niño “aportó datos esenciales y personales del círculo íntimo del menor”.

También destacó que tres de los implicados “aportaron sus vehículos particulares y se dirigieron a las inmediaciones del domicilio de la víctima” y que “aunque no haya sido determinado con precisión quiénes ingresaron a ese inmueble, dos de los nombrados, mediante el empleo de armas de fuego”, para lo cual contaron con la connivencia del imputado allegado a la víctima, quien les habilitó el ingreso.

Así, destacó que tres de los hombres participaron activamente en el desarrollo del secuestro del niño, desde su captación hasta su liberación, y aportaron sus vehículos particulares para ello. Otro de los imputados participó en la planificación del hecho, realizó tareas de inteligencia en el domicilio de la víctima, y en coordinó el secuestro, mientras que el restante acusado “brindó información esencial de la familia del menor y, por el otro, facilitó el ingreso de los captores al domicilio de la víctima”.


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.