Golpe Institucional en Argentina: La Corte Suprema se apropia del Consejo de la Magistratura y presiona al Legislativo Por el nombramiento de los jueces a favor de la derecha, hace el reclamo por quienes acuerdan con la toma compulsiva.

Compartir este artículo

Una maniobra sin precedentes se realizó hoy en la Justicia nacional mediante el cortesano Horacio Rosatti que representa a Juntos por el Cambio en el sector judicial.La oposición ataca y avanza con el Poder Judicial como ariete en una jugada abiertamente destituyente.

Rozanski también dijo: «Hoy la Corte Suprema concretará uno de los actos más vergonzantes que ese Cuerpo haya pronunciado desde el 10 de septiembre de 1930 en que convalidó el primer golpe de Estado en nuestro país. Mediante sentencia del 16/12/21, la Corte restituyó la vigencia de una ley derogada hace 16 años. No hay antecedente en el país y en el mundo (según recuerda en su disidencia el juez Lorenzetti), de revivir judicialmente una ley derogada por el Congreso de la Nación.

Impulsado por la extrema derecha jurídica del país, el fallo representa un Golpe Institucional sin precedentes y mañana, 18 de abril, será su concreción.
Estamos ante un grave desafío a dos poderes del Estado que se encuentran hasta ahora inmovilizados ante el atropello de la cabeza del Poder Judicial que se ha erigido ilegalmente en legislador» comentó el ex magistrado.
Por su parte el ex juez de La Plata, Luis Arias, opinó: » Siempre pensé que Horacio Rosatti posee una inhabilidad moral para ser juez de la Corte por haber aceptado su designación por decreto, violando así la Constitución Nacional. Ahora resulta ser que esta persona participará del procedimiento de selección de otros jueces y juezas –inmoralidad de por medio-
Más allá de las cuestiones técnicas del fallo, sobre las que mucho podemos hablar, ¿Qué podemos esperar –ética y jurídicamente- de alguien que aceptó violar deliberadamente la Constitución?
Desde hace mucho tiempo el Poder Judicial –y el Concejo de la Magistratura también- se ha convertido en un ámbito corporativo más, que confluye en sus intereses con los factores de poder dominantes que avasallan los derechos de pueblo y, sobre todo, de los sectores más vulnerables.
Lo insólito de la situación es que el mismo Rosatti dictó el fallo que lo coloca como presidente del Consejo de la Magistratura, frente a lo cual, no nos queda otra opción que pensar que lo hace para garantizar la impunidad de Macri y sus acólitos funcionarios de gobierno.
Si pensamos en una democracia auténtica y verdadera, necesitamos transformaciones muy profundas que habiliten un control más directo de la sociedad, más allá de los organismos intermedios como el Consejo de la Magistratura que –dicho sea de paso-, con presidentes destituyentes como Diego Molea, no difiere demasiado de lo que pueda suceder con Rosatti.
Queda claro que las reformas que necesitamos no se reducen a la acotada situación del Consejo de la Magistratura: tenemos que discutir qué tipo de jueces y juezas queremos, qué perfiles buscamos, garantizando siempre la pluralidad actores y visiones del derecho para romper con el discurso único que se impuso como paradigma en el Poder Judicial.
Y esto lo tenemos que debatir con la sociedad y, sobre todo con quienes son víctimas del sistema judicial, en un diálogo franco, abierto y profundo que fructifique en nuevas ideas y proyectos que nutran y enriquezcan las políticas públicas a desarrollar»
Polémica asunción de cargo
A pesar de las fuertes críticas del oficialismo en contra de la maniobra judicial, igual realizaron la jura al cargo de la Presidencia del Consejo de la Magistratura, instalando a Rosatti en ese lugar, bajo los aplausos de la oposición.
El senador nacional Oscar Parrilli -FdT- consideró que Rosatti, está «asaltando el Consejo de la Magistratura al estilo Rambo», en lo que calificó como «un golpe de Estado institucional a uno de los poderes» de la Nación a la asunción del presidente del máximo tribunal al frente de ese cuerpo, y aseguró, que detrás del tema hay una maniobra del expresidente Mauricio Macri para «lograr impunidad».

Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *