UNA CONCIENCIA EN MARCHA 17 DE OCTUBRE Jorge Rachid

Compartir este artículo

Es un relato conocido el del día de la Lealtad, esa explosión maravillosa, de un pueblo que se vuelca a las calles a rescatar a quien, ese día proclamarían nuevo Líder, desde la cárcel, a la cual lo habían confinado los poderes hegemónicos nacionales e internacionales de esa época, como hoy, como siempre, que clamaban, en las calles a viva voz en multitudes, por todo el poder a la Corte, a los fines de preservar sus privilegios.

Pero es acaso la única manera de enfocar la historia, esa determinada por la foto del día, con el pueblo con las Patas en la  Fuente, o ese día se produjo un encuentro histórico, donde se cruzaron las dos variables de la política, tiempo y espacio, confluyendo en un hecho mágico, un dirigente en ascenso emergiendo entre un pueblo, con una identidad postergada, enterrada, denigrada por criolla y marginal para las oligarquías, dueñas del poder.

Es entonces cuando debemos sintetizar este pensamiento, en un recorrido histórico de nuestros jóvenes tiempos de construcción de identidad nacional, que recuperan los elementos centrales de las culturas ancestrales, pasando por los negros, los mulatos, los zambos, los criollos y los españoles, en sus primeras etapas, más la larga cadena inmigratoria, que tiñó de argentinidad, nuestras nuevas fisonomías culturales.

Esa irrupción del día de la Lealtad, es la síntesis perfecta de una explosión volcánica, de un sujeto histórico postergado, que se hace presente, al encontrar el vehículo necesario para iniciar un proceso de Liberación Nacional, transformando al dirigente Juan Domingo, en el Coronel del Pueblo Perón, que desde ese día, se llamaría así para la historia

La acumulación de luchas de los pueblos originarios contra el conquistador a lo largo de varios siglos, más las luchas emancipadoras latinoamericanas del siglo XlX, los procesos revolucionarios frente a la balcanización anglosajona, impidiendo la concreción de la Patria Grande, sumado a los pensadores enterrados por las historias oficiales coloniales, vencedoras en los campos de batalla, pero incapaces de desterrar las huellas profundas de la conciencia americana, mestiza, morena, criolla, profunda que anida en las costumbres y culturas de los pueblos hermanados por un origen común y sueños compartidos de Justicia Social.

Perón interpretó esa mochila histórica, como hijo de Tehuelche, como hombre criollo del país profundo, supo que sólo sobre la amalgama cultural y política de esa transculturización centenaria, se podía asentar una nueva construcción social, con un modelo solidario de Justicia Social, consolidado por la Independencia Económica para lo cual es necesaria la Soberanía Política, proyectada en Patria Grande a través de la Tercera Posición Internacional.

Pero ese proceso que se inicia, rupturista con el sistema, no sólo provoca la irrupción de un nuevo actor principal en la política argentina como los trabajadores, sino que instala la idea de la planificación estratégica del país, en lo económico social a través de los planes quinquenales, en lo político institucional mediante la Constitución Social de 1949 y desde lo ideológico filosófico, con la Comunidad Organizada en el Congreso de filosofía de Mendoza el mismo año.

Ese Perón filosófico, todavía está esperando su rescate pleno, porque sigue dando respuestas a las demandas de la hora.

Por esas razones y frente al ataque que siempre recibe el Movimiento Nacional y Popular cuando gobierna, y a pesar que los votos del pueblo son los que produjeron en cada etapa su irrupción, es necesario profundizar el análisis de los acontecimientos que cambian la historia de los pueblos y es significativo que un hecho producido, en un país llamado periférico por los dueños del mundo, hoy a 75 años de aquellos acontecimientos se estudie en todos los países del mundo, ocupe monumentales bibliotecas de los países llamados centrales e intente todavía, ser desentrañado, por aquellos que sólo reconocen construcciones del pensamiento eurocéntricas y procesos democráticos liberales, como formatos institucionales.

Todas esas cuestiones vino a cambiar el pueblo en ese maravilloso día donde la Patria volvió a ser y el peronismo nació, para quedarse en la memoria colectiva del pueblo argentino.

JORGE RACHID
PRIMERO LA PATRIA
www.lapatriaestaprimero.org
CABA, 15 de octubre de 2020


Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *