SENADOR JUAN ROMERO CULPÓ AL PAPA FRANCISCO POR EL ABORTO EN ARGENTINA Un discurso en contra de los Curas en Opción por los Pobres, la UCA y Cristina Fernández de Kirchner

Compartir este artículo

Desde su despacho y en modo virtual, el empresario mediático y agroproductor, Juan Carlos Romero, actual legislador de JxC hizo una extraña exposición parlamentaria en la que retó a la curia argentina por el tratamiento de la ley por la Interrupción Voluntaria del Embarazo.

Romero apareció sobre el final de una larga jornada legislativa en la Cámara de Senadores y a modo de un discurso de revanchas, decidió reprender públicamente a la curia, arzobispos, Universidad Católica y otros actores como Pérez Esquivel por la inminente aprobación del proyecto originado en el Ejecutivo nacional.

El otrora gobernador salteño e infinito senador de esa provincia, aprovechó para dejar constancia de su pertenencia al Grupo Clarín, al ser parte de la familia que administra diario El Tribuno, AM 840 y Canal 2 de aire, en Salta. Se incluyó en la prensa hegemónica y volvió a dejar claro su odio visceral sobre la Presidenta del Senado, CRISTINA FERNÁNDEZ DE KIRCHNER.

«hoy estamos ante una ley que no es mejor que aquella, esta es una ley más extrema, más difusa, pero a diferencia de aquel momento, donde el entonces gobierno, propició debates sin presionar, aquí se trata de una ley enviada por el Poder Ejecutivo y presentada a la ciudadanía, por la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, donde obviamente confirmó lo que muchos sabían, este es un compromiso de campaña del Presidente Fernández y que cuenta con todo respaldo y que se ha visto este respaldo en su desvelo para alinear a muchos indecisos.
Por eso yo no entiendo, no entendemos, las palabras que desde el oficialismo, algunos legisladores, senadores, diputados del oficialismo, sectores de la Iglesia o colaboradores certeros del triunfo de la fórmula que hoy gobierna que se rasga las vestiduras explicando que esta ley mata personas, que es inconstitucional, que va contra la constitución, contra los tratados internacionales, que es un crimen matar personas, por eso yo me pregunto: toda esta gente que está en el oficialismo o apoyó al oficialismo, que trabajara para que llegara a la presidencia su actual titular ¿qué no escucharon o no estudiaron que esto fue prometido en campaña?
Todos sabemos que hasta el Papa Francisco colaboró decididamente con el sector que gobierna el país.
Desde la formación de la unidad del Peronismo, al armado de la misma fórmula presidencial.
Sabemos de la visita de la actual vicepresidenta en más de tres ocasiones a Santa Marta en Roma, la mutua simpatía, las señales de apoyo al proyecto kirchnerista, las declaraciones del Santo Padre con críticas a los jueces federales, a los medios hegemónicos, según le llamó, que los acusó de decidir los destinos de los argentinos, que está publicado el 18 del 8 de año pasado.
Pero fue también el observatorio social de la UCA, de la Universidad Católica quien colaboró con este armado. Cuando adelantó la cifra de pobreza del año pasado, pero dijo públicamente que la pobreza que dejaba Macri era del 40,8 y 8,9 de indigentes este fue el informe del tercer trimestre del 19 del Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica. Mostró una dura realidad de la desocupación pero luego tuvo que rectificar esa cifra, quien el propio titular, Agustín Salvia, un hombre prestigioso, titular del Observatorio tuvo que expresar que la medición fue errada que no era el 40 sino el 32,6 y del 34 y decir que la UCA se había equivocado en 18 puntos.
Tampoco podemos aquí dejar de mencionar el trabajo que viene efectuando diversos grupos de curas denominados opción por los pobres, yo pensé que la Iglesia, que estos curas deben trabajar para todos, los llaman curas villeros que es una especie de tercermundismo tardío.
La vicepresidenta se juntó con ellos en el 2016, en la isla Maciel, donde se comprometieron los curitas estos a acompañar la propuesta de un Frente y fueron ellos los que pidieron encontrarse. En el 2017 estos mismos curitas, publicaron una solicitada pidiendo lo que ellos llaman liberación de presos políticos, mire quién eran los presos políticos de los curitas, nada menos que Milagro Sala y Armando Boudou (sic) y así en el 18 y en el 19 también, eeehh…tuvieron muchas actuaciones, apoyaron al Gobernador Kicillof.

El Presidente Fernández los visitó a los curas y les prometió trabajar en conjunto en septiembre del 19 antes de las elecciones, eeehhh… en marzo de este año fueron recibidos, estos curitas en Olivos y hablaron sobre el esfuerzo alimentario, es decir, todo lo aquí mencionado, son partes responsables de lo que hoy estamos votando. Y lo que vimos el Pueblo Argentino.
No nos olvidemos de la presentación del Consejo Argentino contra el Hambre, acompañaron a Alberto Fernández, los obispos de Quilmes, el Presidente de Cáritas, el mencionado titular del Observatorio de la UCA, el premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel, Bernardo Afranchino, de la Iglesia Cristo para Todos, es decir que este entorno aceptaron y facilitaron la foto con quienes sabían que habían prometido la ley que estamos tratando.
Que se interprete que no estoy diciendo que estoy en contra de la anunciada política contra el hambre, sino que parece que el hambre en la Argentina se acabó desde que llegó esta gente al gobierno. Pero en mi provincia siguen muriendo niños wichis, por desnutrición.
También participaron para quienes hoy gobiernan lleguen aquellos que distrajeron votos como el sector político de Gómez Centurión, que en Salta nos restaron 4 puntos, con un discurso anti aborto.
Yo me pregunto de qué les sirvió aquellos que engañaron, que lo votaron y ellos que engañaron a la gente.
Muchos votantes que discursivamente en redes sociales defienden las dos vidas, pero aún sabiendo que esto iba a pasar respaldaron la fórmula que hoy gobierna.
Por otra parte también valoro desde el punto de vista de quienes están a favor de esta ley, valoro que este es un compromiso de campaña, y que el gobierno lo esté cumpliendo porque obviamente es bueno que se cumplan los compromisos de campaña.
Pero también le digo aquellos que colaboraron, que había enumerado, aquellos que se rasgan las vestiduras por la ley y que apoyaron que este gobierno llegue, les debo decir crudamente que tienen lo que se merece, de aprobarse esta ley.
O también sería bueno que una vez agotado este tema se cumplan otras promesas electorales del actual gobierno. Volver a hacer funcionar la economía, reactivar el MERCOSUR, acelerar el crecimiento de las exportaciones, terminar con el hambre, construir viviendas, recomponer el ingreso de los jubilados. Hoy justamente en Diputados trató una quita en las futuras actualizaciones, porque está sucediendo todo lo contrario a lo que prometieron. Estamos atravesando uno de los momentos más difíciles, el hambre, la desocupación, la cuarentena mal dispuesta, el peso de 42 mil argentinos muertos, la pobreza que ha trepado casi al 50%, la inflación, la inseguridad, y hoy estamos discutiendo esta ley que no ayuda a la unidad, porque es una ley que nos obliga a decir sí o no.
Se hizo desaparecer o no existió la posibilidad de mejorar una ley, de acercar posiciones, consensuar, el mecanismo que diera la posibilidad de encontrar tonos grises y no un blanco y negro, y esta división esperemos que, a ver, tratado este tema nos lleven a un camino de buscar acuerdos en otros temas que vienen.
Yo digo que después que esta ley se trate si llega para ser aprobada, tengamos la voluntad y la conducta de dar por terminado el tema y respetar la voluntad mayoritaria que hoy se expresa acá.
No ayuda el tema de decir que esta ley vamos a ayudar a través de educación, a su implementación, o a evitar situaciones desagradables para las madres o para las futuras madres; pero tenemos cerradas las escuelas, el acceso a la oportunidad educativa ha sido lamentable este año, de ninguna manera hay garantía cerrando las escuelas, el turismo cerrado, sin importar si existía una conectividad para todos los educandos, en este país, para los pobres, para los que viven distantes de los servicios. Sólo pudieron recibir educación la gente de los centros urbanos importantes, o de los colegios privados. Hemos acentuado la desigualdad.

Las medidas de confinamiento y distanciamiento social; así como la restricciones de movilidad; las aduanas internas que se crearon en cada pueblo han generado más riesgo de violencia contra las mujeres y las niñas; el aislamiento ha generado barreras adicionales en el acceso a los servicios esenciales.
La ley, según el gobierno, dice que considera un reclamo colectivo de las mujeres que es para bienestar de ellas, pensando en ellas pero esto es una visión parcializada. La cuarentena o la pandemia profundizan el estrés económico y social. Se ha intensificado la violencia contra las mujeres en el ámbito doméstico, en las calles se ha visto esto en la cantidad de femicidios durante este año. Los perpetradores pueden estar atravesando situaciones de desempleo e inestabilidad económica o estrés aumenta la frecuencia y la severidad de la violencia; y no nos olvidemos de la liberación de presos, muchos de ellos condenados por delitos sexuales.
Sabemos que persisten barreras que impiden que las mujeres puedan acceder ya a la justicia, a los servicios de atención; la atención ha sido interrumpida. Las instituciones y los gobiernos locales se han visto, solamente, abocados a la crisis a hacer cumplir las medidas de aislamiento social con un mecanismo policíaco en todo el país. Eso trajo una mayor impunidad para lo violentos.
Sabemos también que la segmentación del mercado laboral sigue operando en contra, en detrimento de las mujeres. Si bien la desigualdad de género es reconocida y repudiada cada más por la sociedad; cuantificar la magnitud de esas diferencias, de las que todos somos conscientes, es sumamente necesario si se quiere plantear un cambio serio y empoderar de verdad a la mujer.
La dirigencia política de los partidos tiene la obligación de girar el consenso necesario para sacar al país adelante, no se supo para esta ley abrir un diálogo, no hubo participación de las fuerzas políticas; solamente se debatió el aborto y la legitimidad o no de la interrupción voluntaria de la vida humana en el estado inicial del desarrollo. Existen puntos de vista diferentes, encontrados, diversos y divergentes, se trató todo en forma expres. Además con este aislamiento y con esta sesiones virtuales que impiden el diálogo de la presencia, del debate personal y además lo hacemos en un trasnoche exprofeso; qué necesidad tenemos debatir y votar esta ley a la madrugada, ocultos en la sombra de la noche por razones de seguridad me dijeron, es una barbaridad que esto sea así.
Deberíamos tener un sistema de más cooperación para el tratamiento de estos proyectos, escuchar la diversidad de opinión, por supuesto que lo dije en el debate del 2018, que no quiero ver mujeres imputadas o criminalizadas, y que el tema debería haberse visto también por separado, no debería haber un tratamiento basado en el eslogan, basado en la publicidad, ver con sensibilidad , con profundidad, la dignidad que la mujer se merece, sin dejar observar el otro ángulo los abortos clandestinos y sus riesgos, una realidad tan dolorosa.
Es fundamental decir que nuestros jóvenes tengan acceso, a una educación sexual en las escuelas, que no se aplica en todas las provincias por igual, no se está cumpliendo en todos lados, deben trabajar en la prevención como en el acompañamiento, como la ley llamada de los mil días, que seguramente hay que dotarla de presupuesto, de partidas y sacarle con la reglamentación esa generalidad para convertirla en un instrumento útil, para apoyo de las mujeres en su proceso de embarazo deseado.
De esa manera vamos a ir minimizando la desigualdad social y las falencias en el sistema de salud, y en educación. Por último, repito que esta ley no es la adecuada, no hubo suficiente consenso, es un tema delicado que hubiera merecido un apoyo amplio, sin interferencias, ni presiones. Fundo y confirmo mi voto negativo viendo esa contradicción que existe entre lo que es, lo que debe ser , y lo que hoy mayoritariamente la gente de Salta, mis representados, creen que debo representar, me debo a ellos cuando me dieron sus votos la última vez, el año pasado, sabían que esta era mi posición, reivindico el valor de la palabra y el de la representación. Eso está por encima de otro valor y sólo cumplo con lo que me comprometí eso me lleva también a entender y respetar la posición de quienes votan y están a favor, que de aprobarse o no debemos respetar, la voluntad que en mayoría se exprese aquí esta madrugada» concluyó el empresario.


Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *