Nene wichí muere en el hospital de Tartagal: Pobreza y Estado ausente SIN INCLUSIÓN LAS POLÍTICAS PÚBLICAS SON MENTIRAS

Compartir este artículo

Un niño de dos años y meses murió luego de un duro padecimiento respiratorio entre otras dolencias  físicas, todas devenidas de la pobreza extrema, tan frecuente en el norte de Salta.

Su fallecimiento fue notificado por el hospital Juan D Perón en la ciudad de Tartagal, tras haber sido derivado por la guardia sanitaria del hospital en Mosconi con dificultad para respirar al medio día del 29 de octubre.

Los profesionales intervinientes, en ambos nosocomios, constataron que el niño presentó una insuficiencia respiratoria aguda severa, debido a neumonía atípica bilateral, según consta en certificado de defunción.

No sólo es el problema de fondo como la pobreza, sino también todos los otros factores que desencadenan este exterminio de las poblaciones originarias, la falta de acceso a una atención médica adecuada, lo imposible de generar alimentos de modo sostenido para que no mueran de hambre, sino además los problemas culturales que surgen tras la imposibilidad idiomática de los cuerpos médicos para hablar las lenguas originarias como corresponde para tratar a un paciente.

http://infopais.com.ar/la-argentina-de-los-desalojos/

Esta trama cruel, expone la falta de interés humana, por aportar políticas públicas acordes a las necesidades de la Población Originaria y consensuadas con las etnias para una solución duradera y eficaz, como corresponde a la atención comprometida sobre todo ciudadano y ciudadana argentina.

http://infopais.com.ar/salta-culpable/

Las ayudas sociales escasamente llegan a cubrir la demanda básica para lograr algo mejor que la mera supervivencia de los Pueblos Originarios, atravesados por la falta de acceso al agua potable, la propiedad comunitaria de sus territorios y la preservación del ambiente del cual se sustentan desde tiempos inmemoriales. http://infopais.com.ar/pueblos-originarios-del-pilcomayo-alertan-sobre-depredacion-en-salta/

La muerte de un nene wichí es el peor de los resultados que se suman a muchas otras muertes por el mismo motivo, las mismas causas, en los mismos poblados norteños, ahí donde Argentina tiene a expensas de la criminalidad constante, sus fronteras, allí donde el indígena aún no es considerado un sujeto de derecho, ni se le reconoce su capacidad para convertirse en sujeto político, pues todas las decisiones -que no llegan cuando se necesitan- se toman de modo arbitrario y sin incluirlos en el esquema de los Gobiernos en ninguno de los órdenes, municipal, provincial o nacional.

Dos padres de la etnia wichí, vieron morir a su hijito de apenas dos años, en la mayor de las impotencias que puede generarles tan injusticia.


Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *