«EL PUEBLO DE CHUSCHAGASTA NO ESTÁ DISPUESTO A DOBLEGARSE ANTE LA OLIGARQUÍA COLONIAL TUCUMANA» JUSTICIA PARA JAVIER CHOCOBAR LÍDER ORIGINARIO ASESINADO POR TERRATENIENTES

Compartir este artículo

Los Chuschagasta exigen Justicia para Javier Chocobar. Así lo expresan en el mensaje enviado desde el Valle de Choromoro – actual Tucumán- Argentina.

24 DE OCTUBRE – Se cumplen dos años que la «Justicia Tucumana» a través de la sala IV dictara las condenas para los tres asesinos: el terrateniente-usurero Darío Amín- y sus sicarios; los ex policías Humberto Gómez y José Valdiviezo Sassi.
Fueron juzgados y condenados por el asesinato de nuestra Autoridad Tradicional Javier Chocobar y las heridas causadas a los referentes comunitarios Andrés y Emilio Mamani. El ataque se efectuó el 12 de octubre de 2009 cuando los tres asesinos irrumpieron fuertemente armados en nuestro territorio ancestral DIAGUITA.
Las condenas dictadas por la Sala IV del Fuero Penal de la provincia de Tucumán, fueron: 22 años para Darío Amín, 18 años de cárcel para Humberto Gómez y 10 años de cárcel para José Valdiviezo Sassi.
Transcurrieron nueve años para poder llegar a esta primera instancia judicial, la comunidad Los Chuschugasta nos manifestamos de diversas formas para exigir justicia y para visibilizar las violaciones sistemáticas con el Derecho Indígena vigentes que nos ampara como pueblo originario pre existentes.

La inacción de la justicia hizo que el 7 de julio de 2020 los tres asesinos fueron dejados en libertad, ya que se vencieron los plazos de las prisiones preventivas. La «lentitud de la Corte Suprema de Justicia de Tucumán» al no dejar firme la sentencia condenatoria, favorecía nuevamente a los asesinos y de esta manera volvía a exponer la vida de los y las Chuschugastas y de nuestro territorio.

Actualmente, nosotrxs el Pueblo Chuschugasta perteneciente a la Nación Diaguita nos encontramos esperando que la Corte Suprema, representada por la Sra. Claudia Sdbar imparta justicia contemplando y garantizando los derechos colectivos y constitucionales que nos asisten por ser pueblo originario y ciudadanxs argentinxs.
En este momento la sentencia por el asesinato de Javier Chocobar se encuentra en manos del Sr. Juez Luis Fernando Morales Lezica quien debe emitir el quinto voto.
Desde nuestro territorio ancestral Diaguita exigimos que se ratifiquen las condenas para los asesinos Amín, Gómez y Valdiviezo Sassi, en los términos que ya lo estableció la Sala IV el 24 de octubre de 2018.-
A lxs Chuschugastas nos urge dar por finalizado esta instancia judicial que lleva ya once años de dilaciones, creemos que ya ha sido suficiente tiempo el que esperamos para que se haga justicia.
Como Pueblo de la Nación Diaguita históricamente hemos sido perseguidos, hostigados y violentados como seres humanos, asesinadxs, nuestros territorios saqueados y explotados mercantilmente.

Las familias oligárquicas continúan enquistadas en los distintos ámbitos de la provincia, amparadas por el poder político y judicial, continúan arremetiendo con voracidad contra nuestros territorios ancestrales.

El Pueblo Chuschugasta repudia enérgicamente y ve con preocupación las persecuciones e intentos de despojo territorial que sufren los pueblos originarios a los largo y ancho de lo que actualmente conocemos como Argentina.

Especialmente en Tucumán la impunidad con la que se mueven éstas familias usureras conocidas también como «terratenientes» quienes mantienen prácticas coloniales con las que pretenden aún hoy, someternos. Familias foráneas ambiciosas que trajeron violencia, destrucción y muerte a nuestros territorios.

El Pueblo Chuschugasta no está dispuesto a doblegarse ante la oligarquía tucumana.
Por último, el Estado Argentino debe otorgarnos los títulos comunitarios, entendemos que es parte de la reparación histórica hacia los pueblos originarios que habitamos milenariamente este gran territorio originario que hoy llaman Argentina.Asimismo es primordial la creación de la ley de Propiedad Comunitaria Indígena para dar por finalizado con los avasallamientos, persecuciones y muertes en defensa de nuestros territorios ancestrales.


Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *