El Partido de la Victoria Salta no desafilió a nadie Aclaran las exigencias legales para modificar cualquier vinculación que se tenga con una fuerza electoral.

Compartir este artículo

El apoderado de la fuerza política, Juan Pablo Marco, en comunicación con IP explicó los mecanismos legales para afiliar o dar de baja a una persona que adhiere a un partido. La consulta surgió ante imprecisiones respecto a si la desafectación a un partido político puede ser sólo decisión de la dirigencia sin participación de los afiliados y afiliadas.

El abogado dijo que no es un trámite que de modo compulsivo y arbitrario pudiera ejecutar el propio partido sin pasar previamente por la consulta con el Tribunal Disciplinario, el sometimiento del tema en Asamblea y por ende, su aprobación o no en ese contexto, para finalmente dejar constancia por acta de lo resuelto. Todo esto luego es presentado a la Justicia electoral quien determinará si la documentación está en orden y entonces se procederá a considerar como válida la afiliación o desafiliación.

Si quien desea modificar su estatus en el partido no completa la documentación requerida para afiliarse o desafiliarse del mismo, entonces el trámite queda interrumpido, ante cualquier modificación o reclamo, el ciudadano o la ciudadana, deberá recurrir a la Justicia electoral que corresponda a su distrito.

Renuncia de afiliación

Como elector/a podés formalizar la renuncia por telegrama gratuito a través del Correo Oficial de la República Argentina o personalmente ante la Secretaría electoral del distrito que corresponda. Para eso, tenés derecho a acceder a un telegrama gratuito. Una vez notificado de la renuncia a una afiliación, el Juzgado Federal con competencia electoral deberá darla de baja y comunicarlo al partido político correspondiente.

«Existen códigos electorales leyes electorales nacionales y provinciales que regulan y controlan todo el funcionamiento de un Partido político. Toda decisión o acción que se realice tiene que presentarse en los juzgados electorales, tanto nacionales como provinciales, es otro fuero, como el fuero civil, penal, laboral…» comentó el asesor letrado, a la vez que agregó: «Es un trabajo de todos los días tener un partido ordenado  porque siempre hay modificaciones en las leyes y los partidos se tienen que ir adecuando y ni hablar cuando son años electorales. Creo que hay un desconocimiento general, justamente porque hoy la política está banalizada por los medios de comunicación» dijo Juan Pablo Marco.


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *