El macrismo de Tartagal y el espionaje para tapar a Paola Díaz Una diputada dijo a una amiga por Whatsapp que el ministro de Salud es "puto, hijo de puta, reputo"

Compartir este artículo

Una conversación privada, con audios que fueron repartidos a la prensa por una amiga de la diputada provincial Gladys Paredes -banca del FdT en el Depto San Martín- exponen los insultos que la legisladora en el ámbito privado y como un episodio de emoción violenta se habría referido a autoridades sanitarias del macrismo provincial, en el contexto de una persecución laboral dirigida a trabajadoras del Hospital Juan D Perón en la ciudad de Tartagal.

Asombrosamente el área de Diversidad Sexual y otros sectores vinculados a la temática se hicieron eco de la «filtración de los audios» dichos en el ámbito personal y cuya extracción no fue revelada todavía.
El espionaje en las conversaciones entre dirigentas, políticos, legisladores y legisladoras del Frente de Todo, ha quedado en evidencia con la operación mediática de la que Paredes, médica de profesión, está como objetivo.

«Con lo sucedido se pretende tapar la cadena de corrupción que se dejó a la vista en el escándalo de las donaciones recolectadas para las comunidades originarias y que involucran a sectores de importancia como es el legislativo municipal y el judicial norteño» declaró una fuente cercana al Intendente Mimessi, quien por cuestiones de seguridad personal solicitó a la prensa, no revelar sus datos.

«Nos tienen prohibido el contacto con los medios por el tema de las hermanas Díaz y tememos por la pérdida de nuestra fuente laboral» dijo una empleada municipal que es jefa de familia y cuyos hijos dependen de su salario.

Gladys Paredes, fue el centro de esta noticia por haberse dirigido en un audio privado de la aplicación Whatsapp -cifrado de extremo a extremo- al ministro de Salud como «hijo de puta, puto, puto, re puto» tras insistir que en vez de cambiar al Gerente del Hospital Juan Perón en Tartagal, pese a groseras irregularidades cometidas en perjuicio de los pacientes del nosocomio, ha decidido mantenerlo en el cargo a la fecha, aunque obra facturaciones, notas y demás pruebas sobre el pago abultado de servicios de diálisis a un oferente que concurre por tres días al mes para esta prestación.

No deja de ser importante señalar que la prensa oficialista eligió los audios obtenidos de modo ilegal en los que Paredes hace una descarga emocional de palabras sobre la gestión sanitaria de la provincia al referirse a la gestión hospitalaria en Tartagal; algo que concita más recriminaciones que el delito penal de incumplimiento de los deberes a la función pública, fraude en nombre terceros -comunidades originarias- retención de alimentos y ayudas solidarias, entre otros en los que se ve envuelta la banca macrista que contó con el apoyo del Intendente Mario Mimessi.


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *