EDESA y su triunfo del 22% de aumento en el tarifario de Salta Las provincias del NOA padecen el TARIFAZO EN PANDEMIA

Compartir este artículo

La audiencia pública fue una puesta en escena arreglada por el Gobierno que conduce el massista-macrista, Gustavo Sáenz, el Ente Regulador de los Servicios Públicos y la empresa EDESA SA Y ESED SA, tomando a cara descubierta un 22% más del bolsillo de los hogares norteños en pleno contexto de la pandemia por el covid19.

Saénz descree que la enfermedad realizara estragos económicos en la provincia que dirige como en el resto del mundo y por ello, permite este tipo de TARIFAZOS sin importarles el rechazo generalizado que expresaron distintos actores sociales, días pasados en las audiencias no vinculantes emitidas por las redes sociales y convocadas por el ENRESP, a cargo del abogado Carlos Saravia.

Sin abrir paritarias para los salarios de la administración pública, principal ingreso económico de las clases menos pudientes de Salta, el aumento de los servicios es una realidad que deberá afrontar la población en medio de la suba de alimentos, con la inminente llegada del periódo lectivo a partir del 1 de marzo y la creciente desocupación que se hace sentir en la provincia norteña.
El acceso a la energía eléctrica parecía reactivarse luego del macrismo, pero el TARIFAZO EN PANDEMIA, permite a toda la sociedad, recordar las consecuencias de haber elegido la sucesión del plan gubernamental del liberalismo que luego de Cambiemos, parece asumir Sáenz como socio político de SERGIO MASSA.

Consecuentemente, una familia tipo, en un barrio de clase media, con ingreso de la administración pública y los gastos que conllevan la canasta básica en febrero deberá afrontar una boleta emitida por EDESA -con su ilegal servicio de cobranzas por terceros- aproximada de $5.700 -cinco mil setecientos pesos- sin incluir el próximo aumento en la tarida de AGUAS DEL NORTE, ni la reestructuración de precios del GAS; salvando lo que por aparte cobre el MUNICIPIO DE CAPITAL y sin sumarle TRANSPORTE PÚBLICO con un boleto de $35 por viaje.

Para sobrellevar el TARIFAZO EN PANDEMIA DE EDESA, el salario de la administración pública local, básico de bolsillo, debería rondar por lo menos los $80 mil -pesos ochenta mil- por mes; par un escalafón básico en el organigrama y como ingreso fijo de personal en planta permanente. Cabe señalar que esto si contáramos que la persona en cuestión no utiliza más que servicios básicos públicos como educación, salud y seguridad estatal.

Los costos que imprimieron las provincias norteñas a los servicios esenciales como energía eléctrica, agua, transporte y gas, luego de un año sin actividades económicas que permitieran la reactivación; es totalmente contraria al diseño del plan nacional que anunciara el gabinete de Alberto Fernández, en buena medida, sea porque Martín Guzmán es un excelente cuadro técnico ocupado en las negociaciones de la deuda internacional generada y sin declarar aún por Mauricio Macri.
La falta de un plan claro, viable, posible y sostenible, puertas adentro en la Argentina, trae el viejo temor de la hiperinflación y la incertidumbre del acceso a los alimentos, en la flagelada nación de la cuarentena más larga del mundo, quizás con menos muertos por el covid19 pero con seguridad la que más muertos recolectará por miseria, hambre y desocupación en una país cuyas infancias en un 50% no tienen acceso a la alimentación necesaria para no ser desnutridos severos. Ni pensar en que tengan cómo llegar a una vivienda digna, salud o educación alguna.

LOS TARIFAZOS EN LAS PROVINCIAS SON LA MUESTRA CABAL DEL FRACASO EN EL PLAN ARGENTINA SIN HAMBRE, tan publicitado por el Gobierno Nacional y que hoy han boicoteado los GOBERNADORES algunos supuestos peronistas y otros liberalotes con visos de demagogia.

Si celebramos la llegada de la vacuna SPUTNIK V lo haremos por quienes están en la primera línea de esta guerra sin pausas contra la letalidad provocada por el covid19 pero debemos igualmente alertarnos de todo lo que aparejado a la restricción económica se genera, como la pobreza energética y el hambre que no da respiro a los sectores más vulnerados, en lo que al NOROESTE ARGENTINO respecta; los Pueblos Originarios.

Al parecer, el Gobierno de Alberto Fernández comienza a perder su poder de fuego frente al empresariado como Mindlin y el GOLPE DE ESTADO ECONÓMICO es una realidad instalada como un arma que juega en el día a día a la RULETA RUSA sobre la cabeza de los ciudadanos comunes.

TUCUMÁN ENFRENTA EL 37% de aumento en la energía eléctrica

Aunque a finales del 2020 el Ejecutivo provincial no avalaba la suba, en esta segunda quincena, sí lo hizo. Así EDET aplicará a los usuarios y usuarias en Tucumán,  una suba en dos partes: un 23,4% (promedio) en las boletas distribuidas a la fecha; y otro 13,6% con las facturas de abril. En total, el reajuste convalidado alcanzará el 37%; en el comienzo de este complicado 2021.-


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *