Científico del CONICET advierte que Buenos Aires no tiene condiciones para las clases presenciales El bioinformático del CONICET habló de la decisión del gobierno porteño por el retorno al aula

Compartir este artículo

«Sabemos que en al menos algunos lugares las clases aumentaron la transmisión comunitaria»

El investigador en bioinformática del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), Rodrigo Quiroga intervino en la discusión sobre la presencialidad en las escuelas, analizando los escenarios posibles ante el inicio de las clases, en pandemia: «Sabemos que en algunos lugares las clases influyeron aumentando la transmisión comunitaria», dijo Quiroga.

En diálogo con Radio 990, Quiroga, quien es docente de la Universidad Nacional de Córdoba (UNC), aseguró que «hay que evaluar diariamente el aumento de casos, pensar en la ventilación, la distancia, y evitar las aglomeraciones de niños».

Rodrigo Quiroga, científico argentino CONICET

«En mi opinión en Buenos Aires no están dadas las condiciones para volver a la escuela», dijo Quiroga, respecto de la decisión del gobierno de la ciudad de retomar la presencialidad 

Las declaraciones del investigador del CONICET se dieron luego que el gobierno porteño, el distrito con mayor densidad poblacional del país después de la provincia de Buenos Aires, y uno de los más afectados por el avance de la pandemia de coronavirus, confirmara el plan de reinicio de las clases en las escuelas de la ciudad, con un cronograma de cuatro horas máximas de asistencia.

«La situación que generó la apertura de las escuelas hubo que solucionarla con cuarentenas estrictas», dijo Quiroga y puso por casos a Israel, Reino Unido y Canadá, aunque aclaró que el reinicio de clases con presencialidad, en otros lugares no fueron problemáticos.

Cuestiones que deben ser analizadas

Quiroga instó a evaluar el contexto de circulación del virus, ante el reinicio de las clases entre los meses de febrero y marzo: «Hay dos claves, una es el contexto epidemiológico de circulación del virus, y esto hay que analizarlo a nivel local, en cada uno de los lugares, y evaluar el riesgo de acuerdo a la cantidad de casos y la tendencia y por otro lado es cómo volvemos, cómo garantizamos que podamos minimizar los riesgos de contagio en las aulas, pensando en los barbijos, la distancia, en cómo evitamos la aglomeraciones de niños, la ventilación de aulas», dijo Quiroga.

El investigador sostuvo, en este sentido, que «en la ciudad de Buenos Aires no están dadas las condiciones para volver a la escuela sin riesgo de empeorar a niveles muy preocupantes la circulación viral, porque ya hay muchos contagios por día, quizás se pueda pensar en algo parcial», dijo Quiroga.

En la misma línea consideró que «hay que empezar a cambiar una actividad riesgosa por otra», al referirse a la posibilidad de permitir la presencialidad en las escuelas, en febrero.

«Los países que intentaron reactivar la actividad económica, el turismo, la actividad nocturna, y que intentaron volver a las clases presenciales, siguieron el camino de cuarentenas estrictas y toques de queda», dijo Quiroga, y agregó que «si queremos una presencialidad sostenible en el tiempo y segura debería ser una presencialidad gradual y parcial, evaluando cuidadosamente los indicadores, e implementar otros tipos de restricciones».

Por eso, Quiroga aseguró que «si seguimos sumando actividades de transmisión viral, si seguimos sumando más, la situación se descontrola», y agregó que «deberíamos pensar en si vamos a priorizar una cosa u otra, y si vamos a hacer algún sacrificio extra como sociedad para que se pueda volver a la presencialidad de manera segura».

Fuente: periferiaciencia


Compartir este artículo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *