AÑEZ CONFESÓ QUE BOLIVIA ES NACIONAL Y POPULAR

Compartir este artículo

En la ONU: «Sepa el populismo kirchnerista que la nación boliviana no es propiedad privada de ninguna casta» Jeanine Añez, dictadora.

Áñez enfurecida en la 75 Asamblea de la ONU, cargó los problemas de Bolivia al Presidente Argentino Alberto Fernández, sin darse cuenta que su actitud serviría para admitir que los movimientos populares que se erigen en el Estado Plurinacional, obedecen a la lucha de trabajadores, obreros, estudiantes, mujeres y jóvenes por recuperar la democracia con participación ciudadana.

(…) «no quiero terminar este discurso, sin denunciar ante el mundo, el acoso sistemático y abusivo que ejerce, desde Argentina, el gobierno kirchnerista, contra las instituciones y contra los valores republicanos en Bolivia. No tenemos nada contra el noble pueblo argentino. Es más, es una nación que valoramos y queremos como se quiere a un hermano. No tenemos nada contra el peronismo, que valoramos como una tradición política—la tradición nacional popular—impulsora de enormes logros en la modernización social de Argentina. Una tradición que conocemos en Bolivia, donde la Revolución del 52—que es una revolución propia de la tradición nacional popular—propuso un extraordinario avance en igualdad y en justicia social. Tampoco tenemos encono alguno contra otros gobiernos como el de La Habana, con quien no sostenemos coincidencias ideológicas, pero sostenemos el debido respeto y la cortesía, que marcan las relaciones entre dos Estados soberanos y entre dos pueblos hermanados por la historia. Pero el caso del Gobierno argentino es distinto. Se trata de una conducta que ya describí al hablar de las castas populistas, castas que no dudan en utilizar métodos —francamente abusivos—para sostener sus planes, el poder y sus posiciones contrarias a la libertad. ¿Cuál es la autoridad que tiene el Gobierno argentino para hacer de la Intromisión la clave de su política exterior hacia Bolivia?¿Y cuál es la autoridad que tiene para amparar una conspiración violenta de Evo Morales contra la democracia boliviana desde suelo argentino? Y peor aún¿Cuál es la autoridad que tiene el Gobierno argentino para ofrecer impunidad a Evo Morales ante casos tan graves como las investigaciones nacionales e internacionales que están en marcha contra este exdictador, por violaciones a los derechos humanos, por violaciones sexuales contra niñas o mujeres menores de edad, o por complicidad en asesinato político?» expuso Áñez olvidando los actos de origen en la destitución del ex Presidente Morales.

«Sepa el populismo kirchnerista que la nación boliviana no es propiedad privada de ninguna casta. Somos un pueblo soberano y respetable. Bolivia se respeta.La democracia boliviana se respeta. El pueblo boliviano se respeta. Tampoco puedo dejar de mencionar en este discurso el tema marítimo, hago un llamado a la comunidad internacional para que, en estos nuevos tiempos, solucionemos por la vía de la negociación y el entendimiento fraternal, los problemas críticos y pendientes entre los estados, como la carencia de Bolivia de un acceso soberano al Océano Pacífico. Señores y señoras: Bolivia ha optado por la libertad. Ha optado por la república. Y no importa quiénes sean sus enemigos, lo importante es que la democracia, la libertad, las instituciones y los valores republicanos, han llegado para quedarse en Bolivia» concluyó la presidente de facto.


Compartir este artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *